Reumatología Clínica Reumatología Clínica
Reumatol Clin 2016;12:1-3 - Vol. 12 Núm.1 DOI: 10.1016/j.reuma.2015.12.002
Editorial
La enfermedad producida por el virus chikungunya. ¿Qué esperar luego del estadio agudo?
Chikungunya virus (CHIKV): what can be expected after the acute phase?
Vianna J. Khourya,, , Pablo R. Camilob
a Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, FCS-Reumatología/Clínica Unión Medica del Norte/Hospital Regional Universitario Presidente Estrella Ureña, Santiago, Republica Dominicana
b Clínica Corominas, Santiago, Republica Dominicana

El virus chikungunya (CHIKV) se identificó por primera vez en 1952 en Tanzania, cuando se pudo aislar en humanos y en mosquitos Aedes durante una epidemia compatible con dengue1. Está clasificado como un arbovirus de la familia Togaviridae, género Alfavirus, grupo en el que también se incluyen otros virus como Ross River, O’nyong-nyong, Barmah Forest y Mayaro, los cuales se han asociado al desarrollo de artritis en humanos. Se considera endémico de grandes áreas de África, Medio Oriente, India y sureste de Asia2. A pesar de que la ecología de esos agentes es diferente, morfológica y antigénicamente están muy relacionados, además de que las enfermedades que causan son prácticamente indistinguibles3.

El término chikungunya es derivado del vocablo Makonde que en su lengua significa «aquel que se encorva» o «se dobla por el dolor»4. Esta enfermedad es una zoonosis transmitida por el mosquito de la especie Aedes (Aedes albopictus y Aedes aegypti)5. Es importante destacar que el mosquito Aedes es vector de varios arbovirosis, incluyendo el dengue (flavivirus). En países donde ambos vectores Aedes están presentes y donde la capacidad diagnóstica puede estar limitada, sería difícil distinguir entre una infección por CHIKV y dengue, particularmente en niños, debido a que los síntomas y signos se superponen6. Estudios comparativos han mostrado que características tales como mialgias, artralgias y rash, están particularmente asociadas a CHIKV, mientras que la trombocitopenia está más relacionada con el dengue7,8.

Es importante señalar que la mutación A226V permitió al virus adaptarse mejor al Aedes albopictus, el único vector competente, presente en la isla Reunión, lo cual también explica su inusual virulencia en el último brote de 20059. Se estima que la infección por CHIKV genera anticuerpos que protegerán a las personas de por vida10.

En cuanto a las manifestaciones clínicas, más del 85% de los pacientes presentaron los síntomas típicos de la infección por CHIKV como son: fiebre alta de inicio súbito>38,9°C, escalofríos, cefalea, fotofobia y un rash petequial o maculopapular pruriginoso. La mayoría de las personas infectadas se quejan de dolor articular severo que es a menudo incapacitante y edema de las extremidades; se ha descrito en algunos casos la presencia de linfadenopatía inguinal dolorosa11–13; manifestaciones oculares, más comúnmente uveítis anterior14 y gastrointestinales (diarrea y vómitos). Se ha evidenciado que el 5-28% de los pacientes infectados son asintomáticos15.

La fase aguda típicamente abarca desde unos pocos días a un par de semanas, aunque las artralgias y/o mialgias pueden persistir por semanas a meses o incluso años16. Algunos pacientes desarrollan un auténtico síndrome artrítico crónico17, la afectación es usualmente simétrica, poliarticular, y de carácter migratorio, afectando predominantemente pequeñas articulaciones de las manos, muñecas, tobillos y pies. Las grandes articulaciones son afectadas con menor frecuencia. Puede observarse inflamación periarticular, dolor, enrojecimiento y limitación a los movimientos18. La poliartritis persistente ocurre en un 30-40% de los pacientes afectados por el alfavirus y se ha propuesto que sea causada por mediadores proinflamatorios tales como IL-619. El daño articular fluctúa a través del tiempo, aunque siempre afecta las mismas partes del cuerpo, mayormente las extremidades (manos, tobillos e interfalángicas)15.

El porcentaje de afectados va disminuyendo, persistiendo al menos un 10-20% de los pacientes con dolores articulares recurrentes al año de la infección aguda y hasta un 12% a los 3-5 años20. La tasa de mortalidad es baja (0,4%), aunque es mayor en infantes menores de un año de edad (2,8%) y se incrementa en las personas que van envejeciendo con enfermedades concurrentes (desórdenes cardiovasculares, neurológicos y respiratorios)21.

Por otra parte, se han reportado pacientes con artritis reumatoide post-CHIKV (RA)-like22, posiblemente debido a que estos pacientes presentan el rasgo genético HLA-DRB1, que favorece al desarrollo de la artritis reumatoide y la infección desencadena la aparición de la misma. En algunos estudios se ha reportado la presencia de artritis erosiva progresiva. Sin embargo, en contraste a lo que es conocido en artritis reumatoide, los niveles de factor reumatoide y anticuerpos antipéptido citrulinado cíclico no estaban elevados23.

El 9 de diciembre de 2013, la Organización Panamericana de la Salud emitió por primera vez la alerta regional sobre la transmisión autóctona del CHIKV en la Región de las Américas. Esta alerta se difundió después de que las autoridades sanitarias de Saint Martin (territorio francés en el Caribe) confirmaran por laboratorio 2 casos autóctonos el 6 de diciembre de 201324.

Al 4 de diciembre del 2015 se habían reportado a la Organización Panamericana de la Salud 1.724.759 casos sospechosos, 59.932 casos confirmados y 271 muertes relacionadas con la enfermedad, diseminada a 44 países/territorios en América y Caribe, incluyendo EE. UU. y Brasil25. Las cifras reales son mucho mayores, dado que la mayoría de los casos no se reportan. En República Dominicana se estima que más del 60% de la población fue afectada, de un total de alrededor de 10 millones de habitantes.

La fase de mayor transmisión del CHIKV puede ser exponencial y progresar en poco tiempo (de 3 a 6 meses), como pudo observarse en la República Dominicana.

Cuando se revisan documentos sobre epidemias de CHIKV, la alta tasa de ataque constituye la principal preocupación. Dicha tasa se estima entre el 30-68% de la población y en períodos cortos. En la República Dominicana se predijo que la actividad de esta epidemia sería alta, por tratarse de un país tropical, densamente poblado, con alta movilidad poblacional y la presencia del vector responsable de la transmisión de este virus26.

El diagnóstico de la infección se fundamenta en la presencia de criterios clínicos, epidemiológicos y de laboratorios; aunque cabe señalar que no existen hallazgos de laboratorios patognomónicos para la infección. Se ha podido observar trombocitopenia, leucopenia, alteración de las pruebas de función hepática, velocidad de sedimentación y proteína C reactiva elevadas. Varias pruebas diagnósticas han sido desarrolladas hasta el momento para detectar la infección por CHIKV tanto en el estadio agudo como tardío de la enfermedad. La mayoría de los estudios epidemiológicos descritos están basados en ELISA IgM e IgG, demostrando la importancia de este tipo de ensayo27,28.

No existe tratamiento específico para CHIKV ni una vacuna actualmente disponible. La enfermedad es usualmente autolimitada y se resuelve con el tiempo. Está indicado reposo durante el cuadro agudo de los síntomas articulares. Las personas infectadas deben evitar exponerse al mosquito (permanecer en sus casas y/o bajo mosquitero durante los primeros días de la enfermedad) así evitan contribuir al ciclo de trasmisión de la misma29.

La principal preocupación en los próximos años podría ser el que surjan mayores epidemias en regiones afectadas recientemente, tales como América, Europa y Oceanía30,31. Esas regiones comprenden países con poblaciones vírgenes y vectores Aedes bien establecidos, aunado al hecho de que algunas tienen una infraestructura de salud pública y de diagnóstico relativamente pobre32.

Aún no es posible estimar si el CHIKV será endémico en la República Dominicana. Antes debe observarse el comportamiento de la epidemia en los próximos años e implementar sistemas de vigilancia biológica. A más de un año del brote agudo, los pacientes continúan presentando manifestaciones musculoesqueléticas de intensidad variable, que pueden ser fácilmente confundidas con el diagnóstico de artritis reumatoide y espondiloartritis.

El CHIKV se ha incorporado al grupo de enfermedades infecciosas que se comparten con Haití, un país junto al cual la República Dominicana continuará realizando esfuerzos para su control y eliminación, como se viene haciendo con la malaria, el cólera y la filariasis linfática33.

Agradecimientos

Dra. Zahira Quiñones, Departamento de investigación de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Santiago, Republica Dominicana.

Bibliografía
1
P.J. Mason,A.J. Haddow
An epidemic of virus disease in Southern Province, Tanganyika Territory, in 1952-53; an additional note on Chikungunya virus isolations and serum antibodies
Trans. R. Soc. Trop. Med. Hyg., 51 (1957), pp. 238-240
2
N.K. Blackburn,T.G. Besselaar,G. Gibson
Antigenic relationship between Chikungunya virus strains and O’nyong nyong virus using monoclonal antibodies
Res Virol, 146 (1995), pp. 69-73
3
R.B. Tesh
Arthritides caused by mosquito-borne virus
4
L. Suranjith,S.L. Seneviratne,P. Gurugama,J. Perera
International Society of Travel Medicine, 1195-1982
5
A. Lo Presti,A. Lai,E. Cella,G. Zehender,M. Ciccozzi
Chikungunya virus, epidemiology, clinics and phylogenesis: A review
Asian Pacific Journal of Tropical Medicine, (2014), pp. 925-932
6
B. Chipwaza,J.P. Mugasa,M. Selemani,M. Amuri,F. Mosha,S.D. Ngatunga
Dengue and Chikungunya fever among viral diseases in outpatient febrile children in Kilosa district Hospital, Tanzania
PLoS Negl Trop Dis, 8 (2014), pp. e3335 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0003335
7
V.J. Lee,A. Chow,X. Zheng,L.R. Carrasco,A.R. Cook,D.C. Lye
Simple clinical and laboratory predictors of Chikungunya versus dengue infections in adults
PLoS Negl Trop Dis, 6 (2012), pp. e1786 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0001786
8
M.A. Mohd Zim,I.C. Sam,S.F. Omar,Y.F. Chan,S. AbuBakar,A. Kamarulzaman
Chikungunya infection in Malaysia: Comparison with dengue infection in adults and predictors of persistent arthralgia
J Clin Virol, 56 (2013), pp. 141-145 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcv.2012.10.019
9
I. Schuffenecker,I. Iteman,A. Michault,S. Murri,L. Frangeul,M.C. Vaney
Genome microevolution of Chikungunya viruses causing the Indian Ocean outbreak
10
J. Moya,R. Pimentel,J. Puello
Chikungunya: un reto para los servicios de salud de la República Dominicana
Rev Panam Salud Publica., 36 (2014), pp. 331-335
11
R. Yazdani,V.V. Kaushik
Chikungunya fever
Rheumatology (Oxford), 46 (2007), pp. 1214-1215
12
G. Borgherini,P. Poubeau,F. Staikowsky,M. Lory,N. le Moullec,J.P. Becquart
Outbreak of chikungunya on Reunion Island: Early clinical and laboratory features in 157 adult patients
Clin Infect Dis, 44 (2007), pp. 1401-1407 http://dx.doi.org/10.1086/517537
13
V. Lakshmi,M. Neeraja,M.V. Subbalaxmi,M.M. Parida,P.K. Dash,S.R. Santhosh
Clinical features and molecular diagnosis of Chikungunya fever from South India
Clin Infect Dis, 46 (2008), pp. 1436-1442 http://dx.doi.org/10.1086/529444
14
P. Mahendradas,K. Avadhani,R. Shetty
Chikungunya and the eye: A review
J Ophthalmic Inflamm Infect, 3 (2013), pp. 35 http://dx.doi.org/10.1186/1869-5760-3-35
15
L. Dupuis-Maguiraga,M. Noret,S. Brun,R. le Grand,G. Gras,P. Roques
Chikungunya disease: Infection-associated markers from the acute to the chronic phase of arbovirus-induced arthralgia
PLoS Negl Trop Dis, 6 (2012), pp. e1446 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0001446
16
P. Gasque,T. Couderc,M. Lecuit,P. Roques,L.F.P. Ng
Chikungunya virus pathogenesis and immunity
Vector Borne Zoonotic Dis, 15 (2015),
17
A. Cabié,M. Ledrans,S. Abel
Chikungunya Virus Infections
N Engl J Med, 373 (2015), pp. 93-95 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMc1505501#SA1
18
L. Suranjith,S.L. Seneviratne,P. Gurugama,J. Perera
International Society of Travel Medicine, 1195-1982
19
W. Chen,S-S. Foo,N.E. Rulli,A. Taylor,K-Ch. Sheng,L.J. Herrero
Arthritogenic alphaviral infection perturbs osteoblast function and triggers pathologic bone loss
PNAS, (2014), pp. 111
20
J. Mathew,V. Goyal,E. George,D.V. Thekkemuriyil,B. Jayakumar,A. Chopra
Rheumatic-musculoskeletal pain and disorders in a naïve group of individual 15 months following a Chikungunya viral epidemic in south India: A population based observational study
Int J Clin Pract, 65 (2011), pp. 1306-1312 http://dx.doi.org/10.1111/j.1742-1241.2011.02792.x
21
F. Simon,P. Parola,M. Grandadam,S. Fourcade,M. Oliver,P. Brouqui
Chikungunya infection: An emerging rheumatism among travelers returned from Indian Ocean Islands. Report of 47 cases
Medicine (Baltimore), 86 (2007), pp. 123-137
22
A. Chopra,V. Anuradha,V. Lagoo-Joshi,V. Kunjir,S. Salvi,M. Saluja
Chikungunya virus aches and pains: An emerging challenge
Arthritis Rheum, 58 (2008), pp. 2921-2930 http://dx.doi.org/10.1002/art.23753
23
S.P. Manimunda,P. Vijayachari,R. Uppoor,A.P. Sugunan,S.S. Singh,S.K. Rai
Clinical progression of chikungunya fever during acute and chronic arthritic stages and the changes in joint morphology as revealed by imaging
Trans R Soc Trop Med Hyg, 104 (2010), pp. 392-399 http://dx.doi.org/10.1016/j.trstmh.2010.01.011
24
I. Leparc-Goffart,A. Nougaire‘de,S. Cassadou,C. Prat,X. de Lamballerie
Chikungunya in the Americas
25
www.paho.org.
26
Institut de Veille Sanitaire. Situation épidémiologique du chikungunya dans les Antilles. Saint Maurice, France: INVS; 2014 [acceso 18 Ago 2014]. Disponible en: http://www.invs. sante.fr/fr/Publications-et-outils/Pointsepidemiologiques/Tous-les-numeros/Antilles-Guyane/2014/Situation-epidemiologique-du-chikungunya-dans-les-Antilles
27
S. Kowalzik,N.V. Xuan,B. Weissbrich,B. Scheiner,T. Schied,C. Drosten
Characterisation of a chikungunya virus from a German patient returning from Mauritius and development of a serological test
Med Microbiol Immunol, 197 (2008), pp. 381-386 http://dx.doi.org/10.1007/s00430-008-0090-5
28
C.L. Chua,Y.F. Chan,I.C. Sam
Characterisation of mouse monoclonal antibodies targeting linear epitopes on Chikungunya virus E2 glycoprotein
J Virol Methods, 195 (2014), pp. 126-133 http://dx.doi.org/10.1016/j.jviromet.2013.10.015
29
Chikungunya Fever Fact Sheet-CDC Division of Vector Borne Infectious Diseases.[Online] [acceso 2006]. Disponible en: http://www.cdc.gov/ncidod/chikungunya/chickfact.htm
30
M.L. Horcada,C. Díaz-Calderón,L. Garrido
Chikungunya fever. Rheumatic manifestations of an emerging disease in Europe
Reumatol Clin, 11 (2015), pp. 161-164 http://dx.doi.org/10.1016/j.reuma.2014.07.005
31
Patricia Richi Alberti, Martina Steiner, Óscar Illera Martín, Patricia Alcocer Amores, Tatiana Cobo Ibáñez, Santiago Muñoz Fernández. Imported chikungunya fever in Madrid. Reumatol Clin. (in press).
32
I.C. Sam,B.M. Kümmerer,Y.F. Chan,P. Roques,C. Drosten,S. AbuBakar
Updates on chikungunya epidemiology, clinical disease, and diagnostics
Vector Borne Zoonotic Dis, 15 (2015), pp. 223-230 http://dx.doi.org/10.1089/vbz.2014.1680
33
R. Pimentel,Skewes-Ramm,J. Moya
Chikungunya en la República Dominicana: lecciones aprendidas en los primeros seis meses
Rev Panam Salud Pública., 36 (2014), pp. 336-341
Autora para correspondencia. (Vianna J. Khoury viannakhoury@yahoo.com)
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. y Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Reumatol Clin 2016;12:1-3 - Vol. 12 Núm.1 DOI: 10.1016/j.reuma.2015.12.002