Reumatología Clínica Reumatología Clínica
Reumatol Clin 2013;9:229-38 - Vol. 9 Núm.4 DOI: 10.1016/j.reuma.2012.06.008
Revisión
Microbios y articulaciones: la relación entre infección y articulaciones
Of bugs and joints: The relationship between infection and joints
Luis R. Espinoza??, , Ignacio García-Valladares
Departamento de Medicina Interna, Sección de Reumatología, Louisiana State University Health Sciences Center, Nueva Orleans, Estados Unidos
Recibido 02 noviembre 2011, Aceptado 08 junio 2012
Relacionado:
Reumatol Clin 2013;9:255
Resumen

La asociación entre las infecciones y la inflamación articular ha existido desde tiempos remotos y continúa siendo compleja. El diagnóstico es frecuentemente difícil de determinar, a pesar de la presencia de hallazgos clínicos que sugieren un proceso infeccioso. En las últimas décadas, han ocurrido considerables avances en metodología tanto diagnóstica como terapéutica. Sin embargo, la morbilidad y la mortalidad de la artritis séptica siguen siendo altas. Grandes adelantos han ocurrido en el diagnóstico, patogénesis y manejo terapéutico de la artritis reactiva, y hay evidencia de que cuando el patógeno responsable es Chlamydia trachomatis puede haber remisión completa y la cura es posible. Algunas infecciones emergentes, especialmente virales han sido reconocidas, por ejemplo, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), de la hepatitis C, y más recientemente, el virus de Chickengunya. En los casos de VIH, la asociación de manifestaciones articulares y la introducción de la terapia antrirretroviral altamente activa (TARAA) han resultado en una disminución en la incidencia y el desarrollo de nuevas complicaciones, tales como el síndrome de reconstitución inmunológica. La infección como causa de la artritis reumatoide (AR) está siendo considerada nuevamente y la asociación con enfermedad periodontal ha vuelto a ser tema de gran interés e investigación. La microbiota intestinal también está siendo investigada y nuevos e interesantes datos han surgido, como es el papel potencial de los organismos comensales en el intestino como agentes causales en la AR.

Abstract

The association between microbes and joints has existed since antiquity, and remains complex. Diagnosis is often times difficult to determine despite highly suspicious clinical characteristics for the presence of an underlying infection. Over the several past decades, considerable advances have occurred in diagnostic methodologies and therapy. However, the morbidity and mortality of septic arthritis remains high. Great advances have occurred in the diagnosis, pathogenesis, and therapeutic management of reactive arthritis, and there is evidence that when the responsible microorganism is Chlamydia trachomathis, complete remission and cure is possible. Emergent infections, especially viral, has been recognized, i.e. HIV, hepatitis C, and most recently Chikengunya virus, and in the case of HIV associated articular manifestations, the introduction of HAART has resulted in a decrease in the incidence and development of newer complications such as the immune reconstitution syndrome. The infectious etiology of rheumatoid arthritis is being strongly considered once again, and the exciting association with periodontal disease is at the forefront of intense research. The gut microbiota is also being investigated and new and most interesting data is being gathered of the potential role of commensal gut organisms and the pathogenesis of rheumatoid arthritis.

Palabras clave
Artritis séptica, Microbiota, Artritis reumatoide, Artritis reactiva
Keywords
Septic arthritis, Microbiota, Rheumatoid arthritis, Reactive arthritis

Artículo

Para acceder al texto completo de este artículo de Reumatología Clínica es necesario ser suscriptor o bien ser miembro del Colegio Mexicano de Reumatología (CMR) o de la Sociedad Española de Reumatología (SER)

  • Si es usted socio del CMR o la SER:
    • Diríjase al área para socios de la web de la SER o bien del CMR y pulse el enlace a la revista.
  • Si usted es suscriptor:
    Puede recuperar su clave de acceso en "Olvidé la contraseña"
Reumatol Clin 2013;9:229-38 - Vol. 9 Núm.4 DOI: 10.1016/j.reuma.2012.06.008