Reumatología Clínica Reumatología Clínica
Reumatol Clin 2016;12:360-2 - Vol. 12 Núm.6 DOI: 10.1016/j.reuma.2016.01.003
Carta al Editor
Polimiositis en un paciente con colitis ulcerosa
Polymyositis in a patient with ulcerative colitis
Andrés González Garcíaa,, , Walter Alberto Sifuentes-Giraldob, Sergio Diz Fariñaa, Héctor Pianc
a Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
b Servicio de Reumatología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
c Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
Sr. Editor:

La colitis ulcerosa (CU) es un trastorno inflamatorio que afecta a la mucosa colorrectal de forma difusa, continua y superficial1. La polimiositis (PM) pertenece al espectro de las miopatías inflamatorias idiopáticas, y se diferencia de la DM por la ausencia del exantema cutáneo característico2. El compromiso muscular en forma de PM ha sido raramente descrito en la CU. Presentamos el caso de un paciente diagnosticado inicialmente de CU, que desarrolló PM durante su evolución, y revisamos los casos publicados hasta la fecha. Un varón ex-fumador, consultó a los 46 años por diarrea sanguinolenta persistente sin otros síntomas asociados, siendo diagnosticado de CU. A los 58 años presentó episodio de dolor y tumefacción en las manos, junto con debilidad para subir escaleras. En la analítica se detectó un aumento de creatincinasa (CK) (1.578U/l) y lactato deshidrogenasa (LDH) (506U/l), con normalidad en el resto de parámetros inflamatorios. El resto del estudio bioquímico, así como el hemograma, se encontraba dentro de los valores normales. El estudio inmunológico demostró la presencia de anticuerpos antinucleares 1/160, con pruebas para anti-ENA, anti-DNA, ANCA, anticentrómero, anti-Scl-70 y anticuerpos específicos de miositis (Jo-1, PL7, PL12, OJ, EJ, SRP, Pm-Scl, Mi2 y Ku) negativos. Se realizó biopsia muscular de cuádriceps (fig. 1), que evidenció variabilidad de tamaño de las fibras musculares con algunas fibras necróticas, fibras basófilas regenerativas y frecuentes infiltrados inflamatorios mononucleares de predominio linfocitario y localización endomisial. La expresión de antígenos del complejo principal de histocompatibilidad de clase I fue positiva en las fibras musculares, todo ello compatible con el diagnóstico de PM. Se inició tratamiento con prednisona 20mg/día en pauta descendente y metotrexato (dosis máxima 25mg/semana), lográndose normalización de los niveles de CK y LDH tras 16 meses de tratamiento.

Figura 1.
(0.97MB).

Imagen de la biopsia muscular: A) Se observan fibras musculares con áreas basófilas periféricas regenerativas (tinción hematoxilina-eosina ×63). B) Expresión muscular de los antígenos de clase I del sistema HLA. C) Se observa un infiltrado linfocitario endomisial (tinción hematoxilina-eosina ×40). D) Variabilidad del tamaño de fibras musculares e infiltrado inflamatorio periendomisial (tinción hematoxilina-eosina ×10).

El compromiso muscular en la enfermedad inflamatoria intestinal es infrecuente, ya que se han publicado hasta la fecha 7 casos de PM asociada a CU3–9 (tabla 1). Solo en el nuestro se llegó al diagnóstico por el aumento de enzimas musculares. La respuesta al tratamiento con glucocorticoides fue buena en general, excepto en un caso refractario a varios inmunosupresores que entró en remisión con micofenolato de mofetilo9. Se ha sugerido que la base de la aparición de la PM en la CU resulta de un mecanismo común inmunomediado, en el cual la inflamación intestinal y el daño de la mucosa conducirían a liberación de antígenos, estimulando la producción de anticuerpos que provocarían daño muscular. En conclusión, el desarrollo de PM en la CU debería ser tenido en cuenta, especialmente cuando estos pacientes refieran síntomas sugestivos como mialgias, debilidad muscular o presenten aumento de las enzimas musculares. Aunque son pocos los casos descritos en la literatura, probablemente esta asociación se encuentre infradiagnosticada dado que los síntomas pueden ser leves y poco específicos, atribuyéndose erróneamente a otras causas.

Tabla 1.

Características de los pacientes con polimiositis asociada a colitis ulcerosa

Autores [Ref]  Sexo  Edad (años)  Trastornos asociados  AAC  Tiempo desde el diagnóstico de CU hasta el desarrollo de PM  Grupos musculares afectados  Manifestaciones extra-musculares  Tratamiento  Evolución 
Hernández et al.3  11  Sacroilitis HLA-B27 (−)  No  Simultáneo  Regiones proximales de extremidades y flexores del cuello  No  Prednisona 1,5mg/kg/día vo  Mejoría del cuadro muscular 
Evrard et al.4  33  Hepatopatía crónica no filiada  No  4 años antes  Extremidades inferiores  Fiebre  Sulfasalazina 1,5g/día vo
Enemas de betametasona 
Mejoría del cuadro digestivo y muscular 
Kaneoka et al.5  57  Cirrosis hepática no filiada  AAN 1/160
FR (+) 
11 años antes  Tronco y regiones proximales de extremidades  No  Prednisolona 40mg/día vo  CU quiescente, PM con actividad moderada. Fallecimiento por insuficiencia hepática 
Chugh et al.6  78  Esofagitis y gastritis erosivas  No  15 años antes  Tronco, regiones proximales de extremidades y flexores del cuello  Poliartralgias  Prednisolona 40mg/día vo
Ácido 5-aminosalicílico 400mg/8h vo
Enemas de prednisolona 
Remisión de la CU, mejoría del cuadro muscular 
Voigt et al.7  33  —  AAN 1:2.560
Anti-DNA (+) 
4 años antes  Regiones proximales de extremidades  No  Prednisolona 200mg/día vi durante 7 días, y luego prednisona 60mg/día vo  CU quiescente, remisión de la PM 

AAC: autoanticuerpos; AAN: anticuerpos antinucleares; CK: creatincinasa; CU: colitis ulcerosa; FR: factor reumatoide; M: mujer; PM: polimiositis; Ref: referencia; V: varón; vo: vía oral; vi: vía intravenosa.

Conflicto de intereses

Los autores declaramos no tener ningún conflicto de intereses relacionado directa o indirectamente con los contenidos del manuscrito.

Bibliografía
1
A.C. Ford,P. Moayyedi,S.B. Hanauer
Ulcerative colitis
BMJ, 346 (2013), pp. f432
2
A. Bohan,J.B. Peter
Polymyositis and dermatomyositis dermatomyositis (first of two parts)
N Engl J Med, 292 (1975), pp. 344-347 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM197502132920706
3
M.A. Hernández,E. Díez Tejedor,J. Barbado,C. Morales
Polymyositis and ulcerative colitis. A new form of association? [Article in Spanish]
Neurologia, 1 (1986), pp. 134-135
4
P. Evrard,C. Lefebvre,J.M. Brucher,E. Coche
Myositis associated with ulcero-hemorrhagic rectocolitis. Apropos of a case
Acta Gastroenterol Belg, 50 (1987), pp. 675-679
5
H. Kaneoka,I. Iyadomi,M. Hiida,K. Yamamoto,T. Kisu,O. Tokunaga
An overlapping case of ulcerative colitis and polymyositis
J Rheumatol, 17 (1990), pp. 274-276
6
S. Chugh,J.B. Dilawari,I.M. Sawhney,N. Dang,B.D. Radotra,Y.K. Chawla
Polymyositis associated with ulcerative colitis
Gut, 34 (1993), pp. 567-569
7
E. Voigt,T. Griga,A. Tromm,M.G. Henschel,M. Vorgerd,B. May
Polymyositis of the skeletal muscles as an extraintestinal complication in quiescent ulcerative colitis
Int J Colorectal Dis, 14 (1999), pp. 304-307
8
O.A. Paoluzi,P. Crispino,M. Rivera,F. Iacopini,D. Palladini,A. Consolazio
Skeletal muscle disorders associated with inflammatory bowel diseases: Occurrence of myositis in a patient with ulcerative colitis and Hashimoto's thyroiditis--case report and review of the literature
Int J Colorectal Dis, 21 (2006), pp. 473-477 http://dx.doi.org/10.1007/s00384-005-0035-z
9
C. Schneider,R. Gold,M. Schafers,K.V. Toyka
Mycophenolate mofetil in the therapy of polymyositis associated with a polyautoimmune syndrome
Muscle Nerve, 25 (2002), pp. 286-288
Autor para correspondencia. (Andrés González García andres_gonzalez_garcia@hotmail.com)
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Reumatol Clin 2016;12:360-2 - Vol. 12 Núm.6 DOI: 10.1016/j.reuma.2016.01.003