Reumatología Clínica Reumatología Clínica
Reumatol Clin 2008;4:59-66 - Vol. 4 Núm.2 DOI: 10.1016/S1699-258X(08)71801-1
Revisión
Síndrome de Raynaud: etiología y manejo
Beatriz E. Joven, , Patricia E. Carreira
Servicio de Reumatología. Hospital 12 de Octubre. Madrid. España
Recibido 27 septiembre 2005, Aceptado 13 diciembre 2007
Introducción

En 1862 Maurice Raynaud describió a un grupo de pacientes que tenían ataques isquémicos transitorios, localizados en zonas acras, causados habitualmente por el frío o el estrés. Desde entonces se emplea el término “fenómeno de Raynaud” (FR) para definir estos episodios vasoespásticos, que se manifiestan con cianosis o palidez en los dedos de las manos y los pies, generalmente con posterior hiperemia por reperfusión. El fenómeno de Raynaud con frecuencia se acompaña de parestesias y disestesias y, dependiendo de la gravedad del cuadro, puede producir ulceraciones e incluso necrosis1.

Epidemiología

El FR tiene una distribución universal y afecta aproximadamente al 3-5% de la población2, aunque con variaciones geográficas probablemente debidas a las diferencias climáticas3. Afecta con más frecuencia a mujeres que a varones4, y puede aparecer hasta en el 20-30% de las mujeres jóvenes5. Aunque no bien estudiados, probablemente hay factores genéticos implicados en el FR. En este sentido, se ha observado asociación familiar de aparición de FR, y mayor concordancia entre gemelos homocigotos (38%) comparados con heterocigotos (18%)8.

Los factores de riesgo para desarrollar FR no están bien definidos. Por ejemplo, en la cohorte de Framingham, en las mujeres la aparición de FR se relaciona con la ingesta de alcohol y el estado civil, y en varones, con la edad avanzada y el consumo de tabaco6. Sin embargo, otros estudios no han demostrado ninguna relación entre la aparición de FR y el consumo de tabaco o alcohol7.

Clasificación

El FR se clasifica en primario (enfermedad de Raynaud) cuando se presenta aislado y no se asocia a una enfermedad de base, o secundario (síndrome de Raynaud) cuando es una manifestación más de otra enfermedad. Con frecuencia se asocia a enfermedades reumáticas, y aparece en más del 90% de los pacientes con esclerosis sistémica (SSc). Además, puede aparecer en pacientes con lupus eritematoso sistémico (10-45%), síndrome de Sjögren (30%), dermatomiositis o polimiositis (20%) y artritis reumatoide (20%)9. Sin embargo, la mayor parte de los casos de FR que acuden a consulta por este motivo son primarios. El riesgo de aparición de enfermedad autoinmunitaria asociada al FR está entre el 6 y el 12%, y el diagnóstico se realiza generalmente en los 2 años siguientes de su inicio10,11. Hay una serie de características que nos pueden orientar tanto para el diagnóstico como para la actitud a seguir cuando vemos un paciente con FR: la edad de aparición, la gravedad de los síntomas, la presencia de autoanticuerpos y el patrón de la capilaroscopia (tabla 1).

Tabla 1.

Características diferenciales entre el fenómeno de Raynaud (FR) primario y secundario

  FR primario  FR secundario 
Asociación con enfermedad  No  Sí 
Edad de aparición  < 30 años  > 30 años 
Úlceras/necrosis  Raro, leve  Frecuente 
Capilaroscopia  Normal  Dilataciones capilares /zonas sin capilares /hemorragias 
Autoanticuerpos  Negativos o títulos bajos  Frecuentes 
Fisiopatología

Aunque Maurice Raynaud consideró el FR como resultado de una hiperactividad del sistema nervioso simpático (SNS), desde la observación de Lewis12 de la persistencia de FR tras interrupción del SNS, se cree que los factores más influyentes son los locales, dependientes o no del endotelio vascular.

Factores independientes del endotelio

El frío o el estrés causan una activación del SNS, que actúa sobre los receptores a2-adrenérgicos del músculo liso de los vasos periféricos, produciendo su vasoconstricción. La actividad de estos receptores a2-adrenérgicos está aumentada en los pacientes con FR, sin necesidad de que haya ninguna disfunción endotelial13. Se piensa que éste es el mecanismo principal en el FR primario14.

Factores dependientes del endotelio

El endotelio participa en la regulación del tono vascular a través de mediadores de vasodilatación (prostaciclina, óxido nítrico) o de vasoconstricción (endotelina 1). Además, el endotelio libera neurotransmisores como la acetilcolina, el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP) o la sustancia P, con acción vasodilatadora15. Una disfunción del endotelio causada por episodios de isquemia-reperfusión o por daño inmunitario directo o indirecto16,17 podría dar como resultado una sobreproducción de endotelina 1 y una disminución de agentes vasodilatadores18–20. Este mecanismo probablemente no sea el defecto inicial del FR asociado a la SSc, pero el daño endotelial favorece una serie de procesos que determinan la lesión vascular estructural de la SSc. En efecto, el daño endotelial es capaz de activar a las células lisas vasculares, que migran a la íntima y se diferencian en miofibroblastos. Los miofibroblastos secretan una cantidad aumentada de colágeno y matriz extracelular19,20, lo que produce proliferación intimal y posterior fibrosis característica de las arterias digitales de los pacientes con SSc21. Además, el daño endotelial favorece la producción de mediadores proangiogénicos (VEGF)22,23, a lo que se une una disminución de agentes inhibidores de la angiogénesis (TSP-1)24, lo que finalmente contribuiría a la distorsionada arquitectura capilar de la SSc. Por otro lado, el daño endotelial incrementa la adhesión plaquetaria, que origina la producción de factores vasoconstrictores, como la serotonina y el tromboxano A2, y activa la cascada de coagulación, a la par que produce una disminución en la fibrinólisis, lo que favorece la formación de microtrombos, también observados en los vasos esclerodérmicos14.

Clínica

El fenómeno de Raynaud se produce generalmente en 2 fases. La primera es una fase isquémica, producida por disminución u oclusión del flujo capilar, que se manifiesta como cianosis o palidez, respectivamente. Esta disminución del flujo es secundaria a una vasoconstricción excesiva de las arteriolas digitales aferentes. En muchas ocasiones la disminución del flujo es más leve al inicio del episodio, que ocasiona cianosis, y después se hace más intensa y llega a la obstrucción vascular completa, lo que produce palidez posterior. Las zonas isquémicas habitualmente están bien delimitadas, y suelen aparecer inicialmente sólo en uno o varios dedos. La isquemia puede extenderse de forma simétrica a todos los dedos y a veces a otras zonas acras. La clínica suele ser más leve en los casos de FR primario, en los que no hay alteración estructural de los vasos, y es generalmente más importante en el FR asociado a SSc, en el que además de la vasoconstricción funcional, las arteriolas tienen lesiones obstructivas, como proliferación intimal o hipertrofia de la media. Los episodios de isquemia pueden ser indoloros, pero en los casos más graves pueden acompañarse de dolor intenso agudo, sobre todo cuando se produce oclusión total del flujo sanguíneo. Es en estas situaciones en que con más frecuencia se producen ulceraciones o necrosis15.

La segunda fase del FR es la reperfusión, que se manifiesta cuando desaparece la vasoconstricción arteriolar. Clínicamente cursa con enrojecimiento, secundario a hiperemia reactiva. Se puede acompañar de parestesias y disestesias en los dedos. En general son leves, aunque pueden ser más intensas y producir cierta incapacidad funcional.

Es importante, para una correcta valoración del problema, diferenciar estos episodios de la habitual autopercepción de piel fría que tienen los pacientes con FR, y distinguir las ulceraciones de otras lesiones digitales frecuentes en la SSc, pero no siempre relacionadas con el FR, como fisuras, atrofia cutánea, lesiones traumáticas y, en ocasiones, sobreinfección, que requerirán otro abordaje terapéutico1.

Diagnóstico

Para el diagnóstico del FR es suficiente una adecuada anamnesis con respuesta positiva a tres preguntas1:

  • -

    ¿Sus dedos son especialmente sensibles al frío?

  • -

    ¿Cambian de color cuando se exponen al frío?

  • -

    ¿Se vuelven blancos o azules?

No son necesarias, por tanto, pruebas de provocación ni técnicas complicadas para su diagnóstico. Sin embargo, continuamente se intenta desarrollar nuevas técnicas diagnósticas y de evaluación que permitan una mayor objetividad en la valoración del FR, como termografía, pletismografía, presión arterial digital, medición de flujo por láser Doppler, etc. En general, son de escasa utilidad en la práctica diaria, por complejidad técnica, variable fiabilidad y pobre reproducibilidad.

Por ello, la valoración del FR sigue basándose en datos clínicos en cuanto al número y duración de los ataques, su intensidad, que puede medirse con una escala analógica, y la cuantificación de las úlceras o zonas de necrosis digital. También puede evaluarse, especialmente en ensayos clínicos, el grado de discapacidad mediante el HAQ, y la valoración funcional global analizada con instrumentos habituales (AIMS2, SF-36)25.

Una vez diagnosticado el FR, es imprescindible realizar una historia clínica y una exploración física dirigidas a descartar manifestaciones clínicas de enfermedades sistémicas. Para completar el estudio, en todos los casos debe realizarse capilaroscopia y estudio de anticuerpos. Si ambas pruebas, junto con la historia clínica y la exploración física, son negativas, lo más probable es que se trate de un FR primario. Si por el contrario, la capilaroscopia es patológica y/o los anticuerpos son positivos, es muy probable que el paciente presente una enfermedad sistémica, por lo que se debe hacer un estudio y un seguimiento adecuados, aun en ausencia de otra clínica.

Tratamiento

No hay un protocolo de manejo establecido y universalmente aceptado para el tratamiento del fenómeno de Raynaud. Aunque se han realizado numerosos estudios al respecto, la mayoría de ellos no presentan un adecuado nivel de evidencia sobre la eficacia de los tratamientos ensayados. Esto es debido a que la mayoría de los ensayos están realizados en un número reducido de casos, y en ellos se incluye a pacientes con FR tanto primario como secundario, que tienen evolución y pronóstico en general muy diferentes. Además, muchos de los ensayos no consideran el efecto placebo al analizar los resultados, que puede llegar al 20-40%34,55,60.

Medidas generales

En muchos pacientes con síntomas leves o moderados, las medidas generales pueden ser suficientes y no es necesario el tratamiento farmacológico. Lo principal no sólo es evitar el frío en las zonas afectadas, sino mantener una adecuada temperatura corporal con ropa de abrigo, uso de guantes, calcetines, botas, etc. En pacientes en los que el FR tiene un desencadenante emocional, las técnicas de relajación pueden ayudar al manejo de situaciones de estrés. Sin embargo, un estudio multicéntrico, en el que se comparaba con doble enmascaramiento el nifedipino con técnicas de biofeedback, no demostró beneficio de estas últimas, y sí del nifedipino, que resultó un tratamiento seguro y eficaz26. Por otro lado, es esencial evitar el uso de fármacos o sustancias que puedan producir vasoconstricción, como los bloqueadores beta, el interferón, los agonistas serotoninérgicos (sumatriptan), los alcaloides, la cocaína, la cafeína o la nicotina. Aunque no se ha demostrado una clara asociación del FR con el tabaco, sí se ha observado una mayor incidencia de complicaciones en los pacientes fumadores27,28. El uso de estrógenos es controvertido porque la terapia hormonal sustitutiva se ha asociado con el FR29. Sin embargo, también se ha observado que los estrógenos son capaces de mediar la vasodilatación dependiente del endotelio en pacientes con SSc30, lo que podría producir un efecto beneficioso.

Vasodilatadores

Antagonistas del calcio. En el momento actual son el tratamiento de primera elección. Actúan como vasodilatadores, inhibiendo la entrada de calcio en las células musculares lisas vasculares y cardíacas31. Según el punto de unión al canal de calcio, se diferencian 4 tipos de antagonistas del calcio, pero son las dihidropiridinas, que tienen una selectividad mayor por las células lisas vasculares y un menor efecto inotrópico y cronotrópico, las más adecuadas para el tratamiento de los pacientes con FR. Estas, sin embargo, condicionan frecuentes efectos secundarios, como edema (24%), cefalea (17%), rubor (8%) y mareo (7%), que son la consecuencia de la excesiva vasodilatación, y taquicardia refleja (3%), secundaria a la falta de efecto inotrópico y cronotrópico26. La eficacia de los antagonistas del calcio ha sido demostrada en diferentes estudios. Un metaanálisis que revisaba 8 ensayos con antagonistas del calcio para el tratamiento del FR, con un total de 109 pacientes con SSc, demostró una reducción significativa del número de ataques (media de reducción de 8,3) y de su intensidad (35%) después de 2 semanas de tratamiento32. En un estudio comparativo entre iloprost y nifedipino, este último también demostró ser eficaz para reducir el número de úlceras digitales33. Otro metaanálisis reciente de 17 ensayos a doble ciego entre antagonistas del calcio y placebo, que incluía un total de 348 pacientes con FR (125 con SSc), mostró resultados similares, aunque los pacientes con SSc tenían peor respuesta34. El nifedipino es el antagonista del calcio mejor estudiado, utilizado generalmente a dosis de 10–30mg 3 veces al día, pero los estudios realizados con otras dihidropiridinas (amlodipino, felodipino, isradipino)35–38 parecen apoyar también la utilidad de estas últimas. Destaca entre éstos el amlodipino, una dihidropiridina de larga acción que, tomada entre 5 y 20mg una vez al día, presenta un perfil de tolerancia muy atractivo para su uso clínico20,39. Más controvertido es el uso de nicardipino, u otros antagonistas del calcio no dihidropiridínicos, como el diltiazem y el veraparamilo, con resultados irregulares en los estudios publicados40–42.

Prostaglandinas. Son ampliamente utilizadas como tratamiento de segunda línea del FR, principalmente en casos graves que no respondan al tratamiento vasodilatador habitual con antagonistas del calcio. Su mecanismo de acción no está completamente claro: son potentes vasodilatadores, antiagregantes plaquetarios y además tienen un efecto inmunomodulador y citoprotector menos conocido que se prolonga más allá del momento de su administración43,44. Desde principios de los años ochenta, se han estudiado diferentes prostaglandinas como terapia para el FR. En un estudio abierto, realizado en pacientes seleccionados, la prostaglandina E1 (alprostadil) disminuía el número y la intensidad de los ataques de FR y mejoraba la cicatrización de las úlceras digitales. Aunque estos datos no se confirmaron en un ensayo multicéntrico, controlado con placebo, realizado en 55 pacientes con FR45, estudios posteriores, abiertos, realizados en un número pequeño de pacientes con FR, parecen demostrar que el alprostadil tiene una eficacia similar a la de otras prostaciclinas, con menor coste46,47. La prostaciclina I2 (epoprostenol) también ha demostrado su eficacia para reducir la frecuencia y la intensidad de los ataques de FR en diferentes estudios48–50. Pero la prostaciclina más empleada es el iloprost, un análogo estable de la prostaciclina PGI2, cuyo uso es el más avalado por la literatura51–55. Destaca un estudio multicéntrico, a doble ciego, controlado con placebo, en el que se incluyó a 131 pacientes con FR asociado a SSc, que demostró una disminución significativa en la frecuencia y la intensidad de los ataques, y un aumento significativo en la cicatrización de las úlceras isquémicas55. Un metaanálisis realizado sobre 7 ensayos, 5 con iloprost intravenoso (iv) y 2 con prostaciclinas de administración oral, en el que se incluye un total de 337 pacientes (220 con iloprost iv), demuestra la eficacia de iloprost iv tanto para disminuir la frecuencia y la intensidad del FR como para mejorar las úlceras. Por el contrario, ninguna de las prostaciclinas de administración oral, iloprost y cicaprost, muestra beneficio estadísticamente significativo56–58. Estudios posteriores con iloprost oral, realizados en mayor número de pacientes, tampoco han demostrado su eficacia59,60 y otros prostanoides orales, como el misoprostol o el beraprost, no han demostrado un claro efecto vasodilatador61,62. Los efectos secundarios de las prostaciclinas son muy frecuentes, pero en general son leves y bastante bien tolerados por los pacientes. Además, en el caso de las prostaciclinas intravenosas, se restringen al período de infusión y desaparecen poco después. Los más frecuentes son cefalea, rubor facial, dolor mandibular, náuseas, vómitos, diarrea e hipotensión. Todos ellos son dependientes de la vasodilatación, y acompañan de forma dosis-dependiente a la infusión de prostanoides. Para minimizar estos efectos adversos, debe hacerse una escalada muy lentamente progresiva del ritmo de infusión, personalizada en cada caso, hasta alcanzar una dosis óptima con la que el efecto vasodilatador sea suficiente, sin producir excesiva incomodidad para el paciente. La pauta más aceptada actualmente es la administración de iloprost iv de forma intermitente durante 3–5 días cada 4–6 semanas en los meses de invierno, ya que en ensayos clínicos este fármaco ha demostrado una cierta ventaja frente a nifedipino en cuanto a la disminución del número y la intensidad de los ataques33,63.

Inhibidores de la enzima de conversión de angiotensina. Son potentes vasodilatadores y tienen efectos en el endotelio vascular. Desde su aparición en los años sesenta, han cambiado el curso de la crisis renal esclerodérmica y actualmente se especula que podrían prevenir el daño vascular de la SSc. Sin embargo, la experiencia con estos fármacos en el tratamiento del FR es escasa, y sólo un estudio ha mostrado tendencia a la mejoría y otro ha objetivado un aumento del flujo digital65. Un ensayo a doble ciego, de 12 semanas de duración, que comparaba de forma paralela losartán (50mg/día) con nifedipino (40mg/día), mostró una reducción significativa en la frecuencia y la intensidad de los ataques en pacientes con FR primario tratados con losartán, menos importante en aquellos con SSc65. En el momento actual, no se utilizan habitualmente como tratamiento de primera elección en el FR asociado a la SSc.

Inhibidores alfaadrenérgicos. El efecto de prazosina, un bloqueador a1-adrenérgico, en el FR ha sido analizado en 2 ensayos66,67, en los que se aprecia una modesta mejoría, pero con una alta incidencia de efectos adversos, por lo que no se recomienda su uso habitual68. Recientemente un análisis a doble ciego, controlado con placebo, realizado en 13 pacientes con FR asociado a SSc, ha indicado un posible beneficio de un bloqueador a2adrenérgico selectivo, que produce una reperfusión más rápida tras exposición al frío en los pacientes tratados, lo que podría contribuir a una menor aparición de lesiones isquémicas69.

Nitratos. El óxido nitroso (NO) es un potente vasodilatador, implicado en la patogenia del FR, lo que indica que el tratamiento con donantes de NO podría ser efectivo para estos pacientes. Por este motivo, durante años se ha utilizado la nitroglicerina tópica en el tratamiento del FR asociado a SSc, aunque con escaso reflejo en la literatura70,71.

Suplementos de L-arginina. La L-arginina, el sustrato endotelial del NO, no ha demostrado eficacia en el FR administrada de forma oral. Sin embargo, los resultados obtenidos en pacientes aislados han indicado que la administración de L-arginina y nitroprusiato intraarterial podría ser útil en el manejo agudo de las lesiones isquémicas secundarias al FR73,74.

Inhibidores de la 5 fosfodiesterasa. Las 5 fosfodiesterasas producen vasoconstricción ya que inhiben el c-AMP y el c-GMP, mediadores de la vasodilatación producida por la prostaciclina y el NO, respectivamente. Sus inhibidores son, por lo tanto, potentes vasodilatadores tanto del lecho vascular pulmonar como del sistémico. Aunque su utilización más conocida es en el tratamiento de la disfunción eréctil, en un ensayo clínico aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo, realizado en 22 pacientes con hipertensión pulmonar, el sildenafilo ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de esta enfermedad74. Un estudio posterior, realizado en 278 pacientes, de los que 84 tenían una enfermedad reumática asociada, ha demostrado también eficacia en la hipertensión pulmonar de este tipo de pacientes75. Aunque no específicamente diseñados para evaluar el efecto en el fenómeno de Rayaud, tanto el sildenafilo76,77 como el taladafilo78 parecen mejorarlo y se han empleado con éxito en estudios abiertos con escasos pacientes76–78. Estos datos se confirman en el único estudio a doble ciego, controlado con placebo, cruzado, diseñado para evaluar la eficacia de sildenafilo en el fenómeno de Rayaud y las úlceras isquémicas73.

Inhibidores de la endotelina. La endotelina (ET) es otro potente vasoconstrictor muy implicado en la patogenia de la SSc80. Bosentán, un antagonista de los receptores ETA y ETB, empleado en los pacientes con hipertensión pulmonar, también podría ser útil en el tratamiento del FR y para prevenir la aparición de nuevas lesiones81, como se ha demostrado en un ensayo multicéntrico, a doble ciego, controlado con placebo, realizado en 122 pacientes con FR asociado a SSc82. Otros inhibidores selectivos del receptor ETA de la endotelina, como el sitaxsentan o el ambrisentan, actualmente en fase de estudio para valorar su eficacia en la hipertensión pulmonar, podrían ser potencialmente eficaces en el tratamiento del fenómeno de Raynaud, aunque por el momento no hay estudios al respecto.

Inhibidores de la serotonina. La serotonina es un potente vasoconstrictor, lo que indica que un inhibidor serotoninérgico podría ser útil en el tratamiento del FR. Un estudio aleatorizado, abierto, realizado en 53 pacientes con FR primario y secundario, tratados con fluoxetina frente a nifedipino, encontró un beneficio estadísticamente significativo en los pacientes tratados con fluoxetina, tanto en la reducción del número de ataques como en su intensidad83. Sin embargo, un metaanálisis sobre el uso de la ketanserina, otro antagonista del receptor de la serotonina, no encontró beneficio clínico de este fármaco en el FR84.

Péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP). Se trata de un péptido vasodilatador, cuyas concentraciones se han encontrado disminuidas en pacientes con FR. Su uso no está extendido, ya que su eficacia es dudosa y son muy escasos los estudios realizados con este fármaco85.

Terapia antiagregante/anticoagulante

Con base en las alteraciones observadas en la fibrinólisis y en la activación plaquetaria se han ensayado diferentes tratamientos antiagregantes (AAS y dipiridamol), con resultados contradictorios86,87, y anticoagulantes (como la heparina de bajo peso molecular), con cierta mejoría88. Aunque por el momento no hay recomendaciones formales para su uso, está bastante extendida la utilización de antiagregación con dosis bajas de AAS. Son necesarios más estudios para recomendar la anticoagulación a largo plazo de estos pacientes.

Otros tratamientos como la pentoxifilina, empleada en el tratamiento de las varices, han mostrado algún beneficio en pacientes seleccionados89. El cilostazol, un inhibidor de la fosfodiesterasa III, producía vasodilatación en arteria braquial, pero sin ninguna influencia en los síntomas del FR90.

Terapia antioxidante

Cada vez más estudios apoyan el concepto de que el estrés oxidativo está implicado en la patogenia del FR91,92, por lo que se han probado diferentes tratamientos antioxidantes, con resultados dispares. En un análisis en que se comparaba el antioxidante probucol con nifedipino, ambos tratamientos disminuían la frecuencia y la intensidad de los ataques93. Sin embargo, un estudio posterior a doble ciego, que combinaba una serie de micronutrientes antioxidantes (selenio, carotenos, vitaminas C y E y metionina), no encontró beneficio alguno94, y otro realizado con ácido ascórbico tampoco encontró efecto alguno en el endotelio vascular95. Se especula que estos tratamientos podrían ser más útiles en estadios iniciales de la enfermedad. De nuevo, aunque la evidencia no sostenga su uso, los posibles beneficios y escasos efectos secundarios hacen que muchos clínicos recomienden empíricamente utilizar alguna terapia antioxidante20.

Cirugía

La simpatectomía podría estar indicada en pacientes con FR grave, resistente a otros tratamientos. Es una técnica quirúrgica no exenta de riesgo, a pesar de que puede realizarse mediante toracoscopia96. El principal inconveniente es que no siempre es efectiva a largo plazo97. En los últimos años, hay un creciente interés en la simpatectomía digital98, menos agresiva y con buenos resultados comunicados en grupos seleccionados de pacientes99.

Tratamiento de la isquemia digital aguda

Debe ser considerada una urgencia médica, por lo que suele ser necesario el ingreso hospitalario. Como medidas generales se debe recomendar reposo, procurar una adecuada temperatura ambiental y control del dolor, si es preciso con infiltraciones locales de anestésicos. Asimismo es imprescindible evitar infecciones, mediante curas oclusivas antisépticas acompañadas o no de antibioterapia general y con desbridamiento quirúrgico cuando es necesario. Como terapia vasodilatadora generalmente se opta por prostaciclinas intravenosas (iloprost 0,5-2ng/kg/min durante 1–3 días). Aunque como ya se ha comentado previamente, este punto no está claro, algunos pacientes podrían beneficiarse de anticoagulación con heparina sódica o con heparinas de bajo peso molecular durante 24–72h. Finalmente si estas medidas no resultaran eficaces, puede plantearse tratamiento quirúrgico con simpatectomía proximal o digital según los casos55.

En resumen, el manejo del FR implica inicialmente una adecuada valoración para descartar una posible enfermedad del tejido conectivo subyacente, y cuyo tratamiento podría mejorar los síntomas. En todos los casos deben aplicarse medidas generales, como la protección del frío. Debe valorarse añadir tratamiento vasodilatador en los casos que no mejoren con estas recomendaciones. Los vasodilatadores más ampliamente utilizados son los antagonistas del calcio, especialmente el nifedipino en formulación de liberación retardada a dosis de 30–60mg/día o el amlodipino a dosis de 5–10mg/día. Estas dosis pueden aumentarse, de acuerdo con las necesidades y tolerancia de cada paciente. En los casos graves que no respondan a dosis plenas de antagonistas del calcio se recomienda tratamiento intermitente cada 4–8 semanas con prostaciclinas iv (iloprost 0,5-2ng/kg/min durante 3–5 días). Aunque no haya suficiente evidencia, se suele recomendar tratamiento antiagregante con AAS a dosis bajas.

Bibliografía
1.
F.M. Wigley
Raynaud’s phenomenon
N Engl J Med, 347 (2002), pp. 1001-1008 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMcp013013
2.
F.M. Wigley
Raynaud’s phenomenon
Curr Opin Rheumatol, 5 (1993), pp. 773-784
3.
H.R. Maricq,P.H. Carpentier,M.C. Weinrich,J.E. Keil,Y. Palesch,C. Biro
Geographic variation in the prevalence of Raynaud’s phenomenon: a 5 region comparison
J Rheumatol, 24 (1997), pp. 879-889
4.
H.R. Maricq,M.C. Weinrich,J.E. Keil,E.C. LeRoy
Prevalence of Raynaud phenomenon in the general population. A preliminary study by questionnaire
J Chronic Dis, 39 (1986), pp. 423-427
5.
N. Olsen,S.L. Neilsen
Prevalence of primary Raynaud’s phenomenon in young females
Scand J Clin Lab Invest, 37 (1978), pp. 761-764
6.
L. Fraenkel,Y. Zhang,C.E. Chaisson,H.R. Maricq,S.R. Evans,F. Brand
Different factors influencing the expression of Raynaud’s phenomenon in men and women
7.
Y.Y. Palesch,I. Valter,P.H. Carpentier,H.R. Maricq
Association between cigarette and alcohol consumption and Raynaud’s phenomenon
J Clin Epidemiol, 52 (1999), pp. 321-328
8.
F.K. Tan,F.C. Arnett
Genetics factors in the etiology of systemic sclerosis and Raynaud’s phenomenon
Curr Opin Rheumatol, 12 (2000), pp. 511-519
9.
D.D. Gerbracht,V.D. Steen,G.L. Ziegler,T.A. Medsger,G.P. Rodnan
Evolution of primary Raynaud’ phenomenon (Raynaud’s disease) to connective tissue disease
Arthritis Rheum, 28 (1985), pp. 87-92
10.
G.J. Landry,J.M. Edwards,R.B. McLafferty,L.M. Taylor Jr,J.M. Porter
Long-term outcome of Raynaud’s syndrome in a prospectively analyzed patient cohort
J Vasc Surg, 23 (1996), pp. 76-78
11.
G. Spencer-Green
Outcomes in primary Raynaud phenomenon: a metaanalysis of the frequency, rates and predictors of transition to secondary disease
Arch Intern Med, 158 (1998), pp. 595-600
12.
T. Lewis
Experiments relating to the peripheral mechanism involved in spasmodic arrest of the circulation of the fingers: a variety of Raynaud’s disease
Heart, 14 (1929), pp. 7-101
13.
N.A. Flavahan,S. Flavahan,Q. Liu,S. Wu,W. Tidmore,C.M. Wiener
Increased alpha2-adrenergic constriction of isolated arterioles in diffuse scleroderma
14.
J. Block,W. Sequeira
Raynaud’s phenomenon
15.
F.M. Wigley,N.A. Flavahan
Raynaud’s phenomenon
Rheum Dis Clin North Am, 22 (1996), pp. 765-781
16.
M.B. Kahaleh,P.S. Fan
Mechanism of serum-mediated endothelial injury in scleroderma: identification of a granular enzyme in scleroderma skin and sera
Clin Immunol Immunopathol, 83 (1997), pp. 32-40
17.
R. Sgonc,M.S. Gruschwitz,G. Boeck,N. Sepp,J. Gruber,G. Wick
Endothelial cell apoptosis in systemic sclerosis is induced by antibody-dependent cell-mediated cytotoxicity via CD95
18.
C.B. Bunker,G. Teranghi,D.R. Springall,J.M. Polak,P.M. Dowd
Deficiency of calcitonin gene-related peptide in Raynaud’s phenomenon
Lancet, 336 (1990), pp. 1530-1533
19.
N.A. Flavahan,S. Flavahan,S. Mitra,M.A. Chotani
The vasculopathy of Raynaud’s phenomenon and scleroderma
Rheum Dis Clin North Am, 29 (2003), pp. 275-291
20.
L.K. Hummers,F.M. Wigley
Management of Raynaud’s phenomenon and digital ischemic lesions in scleroderma
Rheum Dis Clin North Am, 29 (2003), pp. 293-313
21.
G.P. Rodnan,R.L. Myerowitz,G.O. Justh
Morphologic changes in the digital arteries of patients with progressive systemic sclerosis (scleroderma) and Raynaud’s phenomenon
Medicine (Baltimore), 59 (1980), pp. 393-408
22.
Z. Mackiewicz,A. Sukura,D. Povilenaité,A. Ceponis,I. Virtanen,M. Hukkanen
Increased but imbalanced expression of VEGF and its receptors has no positive effect on angiogenesis in systemic sclerosis skin
Clin Exp Rheumatol, 20 (2002), pp. 641-646
23.
Y.T. Konttinen,Z. Mackiewicz,P. Ruutttila,A. Ceponis,A. Sukura,D. Povilenaité
Vascular damage and lack of angiogenesis in systemic sclerosis skin
Clin Rheumatol, 22 (2003), pp. 196-202 http://dx.doi.org/10.1007/s10067-003-0698-1
24.
R.F. Macko,A.C. Gelber,B.A. Young,M.H. Lowitt,B. White,F.M. Wigley
Increased circulating concentrations of the counter adhesive proteins sparc and thrombospondin-1 in systemic sclerosis (scleroderma). Relationship to platelet and endothelial cell activation
J Rheumatol, 29 (2002), pp. 2565-2570
25.
P.A. Merkel,K. Herlyn,R.W. Martin,J.J. Anderson,M.D. Mayes,P. Bell
Scleroderma Clinical Trials Consortium Measuring disease activity and functional status in patients with scleroderma and Raynaud’s phenomenon
Arthritis Rheum, 46 (2002), pp. 2410-2420 http://dx.doi.org/10.1002/art.10486
26.
Comparison of sustained-release nifedipine and temperature biofeedback for treatment of primary Raynaud’s phenomenon
Results from randomized clinical trial with 1-year follow-up
Arch Intern Med, 160 (2000), pp. 1101-1108
27.
L. Fraenkel
Raynaud’s phenomenon: epidemiology and risk factors
Curr Rheumatol Rep, 4 (2002), pp. 123-128
28.
B.J. Harrison,A.J. Silman,S. Hider,A.L. Herrick
Cigarette smoking: a risk factor for digital vascular complications in systemic sclerosis
Arthritis Rheum, 4 (2002), pp. 3312-3316
29.
L. Fraenkel,Y. Zhang,C.E. Chaisson,S.R. Evans,P.W. Wilson,D.T. Felson
The association of estrogen replacement therapy and the Raynaud phenomenon in postmenopausal women
Ann Intern Med, 129 (1998), pp. 208-211
30.
J. Lekakis,C. Papamichel,M. Mavrikakis,A. Voutsas,S. Stamatelopoulos
Effect of long-term estrogen therapy on brachial arterial endothelium-dependent vasodilation in women with Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis
Am J Cardiol, 82 (1998), pp. 1555-1557
31.
L.H. Opie
Pharmacological differences between calcium antagonists
Eur Heart J, 18 (1997), pp. A71-A79
32.
A.E. Thompson,B. Shea,V. Welch,D. Fenlon,J.E. Pope
Calcium-channel blockers for Raynaud’s phenomenon in systemic sclerosis
33.
M. Rademaker,E.D. Cooke,N.E. Almond,J.A. Beacham,R.E. Smith,T.G. Mant
Comparison of intravenous infusions of iloprost and oral nifedipine in treatment of Raynaud’s phenomenon in patients with systemic sclerosis: a double blind randomized study
Bmj, 298 (1989), pp. 561-564
34.
A.E. Thompson,J.E. Pope
Calcium-channel blockers for Raynaud’s phenomenon: a meta-analysis
Rheumatology (Oxford), 44 (2005), pp. 145-150
35.
L. La Civita,N. Pitaro,M. Rossi,I. Gambini,D. Giuggioli,G. Cini
Amlodipine in the treatment of Raynaud’s phenomenon
Br J Rheumatol, 32 (1993), pp. 524-525
36.
C.G. Kallenberg,A.A. Wouda,L. Meems,H. Wesseling
Once daily felodipine in patients with primary Raynaud’s phenomenon
Eur J Clin Pharmacol, 40 (1991), pp. 313-315
37.
J.F. Schmidt,N. Valentin,S.L. Nielsen
The clinical effect of felodipine and nifedipine in Raynaud’s phenomenon
Eur J Clin Pharmacol, 37 (1989), pp. 191-192
38.
J. Leppert,T. Jonasson,H. Nilsson,I. Ringqvist
The effect of isradipine, a new calcium-channel antagonist, in patients with primary Raynaud’s phenomenon: a single-blind dose response study
Cardiovasc Drugs Ther, 3 (1989), pp. 397-401
39.
M.G. Sturgill,J.R. Seibold
Rational use of calcium-channel antagonists in Raynaud’s phenomenon
Curr Op Rheumatol, 10 (1998), pp. 584-588
40.
H. Wollersheim,T. Thien
Double-blind placebo controlled crossover study of oral nicardipine in the treatment of Raynaud’s phenomenon
J Cardiovasc Pharmacol, 18 (1991), pp. 813-818
41.
J. Da Costa,J.A. Gomes,J. Espirito Santo,M. Queirós
Inefficacy of diltiazem in the treatment of Raynaud’s phenomenon with associated connective tissue disease: a double blind placebo controlled study
J Rheumatol, 14 (1987), pp. 858-859
42.
E.L. Kinney,G.G. Nicholas,J. Gallo,C. Pontoriero,R. Zelis
The treatment of severe Raynaud’s phenomenon with verapamil
J Clin Pharmacol, 22 (1982), pp. 74-76
43.
M. Mittag,P. Beckheinrich,U.F. Haustein
Systemic sclerosis-related Raynaud’s phenomenon: effects of iloprost infusion therapy on serum cytokine, growth factor and soluble adhesion molecule levels
Acta Derm Venereol, 81 (2001), pp. 294-297
44.
M.B. Kahaleh,M. Matucci Cerinic,P.-S. Fan
Modulation of endothelial gene expression by prostanoids in systemic sclerosis
Arthritis Rheum, 43 (2000), pp. S258
45.
J.S. Mohrland,J.M. Porter,E.A. Smith,J. Belch,M.H. Simms
A multiclinic, placebo-controlled, double-blind study of prostaglandin E1 in Raynaud’s syndrome
Ann Rheum Dis, 44 (1985), pp. 754-760
46.
P. Lamprecht,A. Schnabel,W.L. Gross
Efficacy of alprostail and iloprost in digital necrosis due to secondary Raynaud’s phenomenon
Br J Rheumatol, 37 (1998), pp. 703-704
47.
B. Marasini,M. Massarottti,B. Bottasso,R. Coppola,N. Del Papa,W. Maglione
Comparison between iloprost and alprostadil in the treatment of Raynaud’s phenomenon
Scan J Rheumatol, 33 (2004), pp. 253-256
48.
J.J. Belch,P. Newman,J.K. Drury,H. Capell,P. Leiberman,W.B. James
Successful treatment of Raynaud’s syndrome with prostacyclin
Thromb Haemost, 45 (1981), pp. 255-256
49.
P.M. Dowd,M.F.R. Martin,E.D. Cooke,S.A. Bow-Cock,R. Jones,P.A. Ieppe
Treatment of Raynaud’s phenomenon by intravenous infusion of prostacyclin (PGI2)
Br J Dermatol, 106 (1982), pp. 81-89
50.
J.J. Belch,J.K. Drury,H. Capell,C.D. Forbes,P. Newman,F. McKenzie
Intermittent epoprostenol (prostacyclin) infusion in patients with Raynaud’s syndrome. A double-blind controlled trial
Lancet, 1 (1983), pp. 313-315
51.
N.J. McHugh,M. Csuka,H. Watson,G. Belcher,A. Amadi,E.F. Ring
Infusion of iloprost, a prostacyclin analogue, for treatment of Raynaud’s phenomenon in systemic sclerosis
Ann Rheum Dis, 47 (1988), pp. 43-47
52.
D.A. Yardumian,D.A. Isenberg,M. Rustin,G. Belcher,M.L. Snaith,P.M. Dowd
Successful treatment of Raynaud’s syndrome with Iloprost, a chemically stable prostacyclin analogue
Br J Rheumtol, 27 (1988), pp. 220-226
53.
M.V. Kyle,G. Belcher,B.L. Hazleman
Placebo controlled study showing therapeutic benefit of iloprost in the treatment of Raynaud’s phenomenon
J Rheumatol, 19 (1992), pp. 1403-1406
54.
F.M. Wigley,J.R. Seibold,R.A. Wise,D.A. McCloskey,W.P. Dole
Intravenous iloprost treatment of Raynaud’s phenomenon and ischemic ulcers secondary to systemic sclerosis
J Rheumatol, 19 (1992), pp. 1407-1414
55.
F.M. Wigley,R.A. Wise,J.R. Seibold,D.A. McCloskey,G. Kujala,T.A. Medsger
Intravenous iloprost infusion in patients with Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis. A multicenter, placebo-controlled, double-blind study
Ann Int Med, 120 (1994), pp. 199-206
56.
J. Pope,D. Fenlon,A. Thompson,B. Shea,D. Furst,G. Wells
Iloprost and cicaprost for Raynaud’s phenomenon in progressive systemic sclerosis
Cochrane Database Sys Rev, 1 (2005),
57.
J.J. Belch,H.A. Capell,E.D. Cooke,J.D. Kirby,C.S. Lau,R. Madhok
Oral iloprost as a treatment for Raynaud’s syndrome: a double-blind, multicentre, placebo controlled study
Ann Rheum Dis, 54 (1995), pp. 197-200
58.
C.S. Lau,J.J. Belch,R. Madhok,H. Cappell,A. Herrick,M. Jayson
A randomized, double-blind study of cicaprost, an oral prostacyclin analogue, in the treatment of Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis
Clin Exp Rheumatol, 11 (1993), pp. 35-40
59.
F.M. Wigley,J.H. Korn,M.E. Csuka,T.A. Medsger Jr,N.F. Rothfield,M. Ellman
Oral iloprost treatment in patients with Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis. A multicentre, placebo-controlled, doubleblind study
60.
C.M. Black,L. Halkier Sorensen,J.J.F. Belch,S. Ullman,R. Madhik,A.J. Smith
Oral iloprost in Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis: a multicentre, placebo-controlled, dose-comparison study
Br J Rheumatol, 37 (1998), pp. 952-960
61.
R.A. Wise,F. Wigley
Acute effects of misoprostol on digital circulation in patients with Raynaud’s phenomenon
J Rheumatol, 21 (1994), pp. 80-83
62.
M. Vayssairat
Controlled multicenter double blind trial of an oral analog of prostacyclin in the treatment of primary Raynaud’s phenomenon. French Microcirculation Society Multicentre Group for the Study of Vascular Acrosyndromes
J Rheumatol, 23 (1996), pp. 1917-1920
63.
M. Rademaker,E.D. Cooke,N.E. Almond,J.A. Beacham,R.E. Smith,T.G. Mant
Comparison of intravenous infusions of iloprost and oral nifedipine in treatment of Raynaud’s phenomenon in patients with systemic sclerosis: a double blind randomized study
BMJ, 298 (1989), pp. 561-564
64.
R. Scorza,M. Caronni,B. Mascagni,V. Berruti,S. Bazzi,E. Micallef
Effects of long-term cyclic iloprost therapy in systemic sclerosis with Raynaud’s phenomenon. A randomized, controlled study
Clin Exp Rheumatol, 19 (2001), pp. 503-508
65.
P. Maddison
Prevention of vascular damage in scleroderma with angiotensin- converting enzyme (ACE) inhibition
Rheumatology (Oxford), 41 (2002), pp. 965-971
66.
M. Dziadzio,C.P. Denton,R. Smith,K. Howell,A. Blann,E. Bowers
Losartan therapy for Raynaud’s phenomenon and scleroderma: clinical and biochemical findings in a fifteen-week, randomized, parallel-group, controlled trial
67.
I.J. Russell,J.A. Lessard
Prazosin treatment of Raynaud’s phenomenon: a double blind single crossover study
J Rheumatol, 12 (1985), pp. 94-98
68.
R.S. Surwit,R.S. Gilgor,L.M. Allen,M. Duvic
A double-blind study of prazosin in the treatment of Raynaud’s phenomenon in scleroderma
Arch Dermatol, 120 (1984), pp. 329-331
69.
J. Pope,D. Fenlon,A. Thompson,B. Shea,D. Furst,G. Wells
Prazosin for Raynaud’s phenomenon in progressive systemic sclerosis
Cochrane Database Sys Rev, 1 (2005),
70.
R.A. Wise,F.M. Wigley,B. White,G. Leatherman,J. Zhong,H. Krasa
Efficacy and tolerability of a selective alpha(2C)-adrenergic receptor blocker in recovery from cold-induced vasospasm in scleroderma patients: a single-center, double-blind, placebo-controlled, randomized crossover study
Arthritis Rheum, 50 (2004), pp. 3994-4001 http://dx.doi.org/10.1002/art.20665
71.
M.E. Anderson,T.L. Moore,S. Hollis,M.I. Jayson,T.A. King,A.L. Herrick
Digital vascular response to topical glyceryl trinitrate, as measured by laser Doppler imaging, in primary Raynaud’s phenomenon and systemic sclerosis
Rheumatology (Oxford), 41 (2002), pp. 324-328
72.
C. Kan,S. Akimoto,M. Abe,K. Okada,O. Ishikawa
Preliminary thermographic evaluation of new nitroglycerine tape on the peripheral circulatory disturbance in systemic sclerosis
Ann Rheum Dis, 61 (2002), pp. 177-179
73.
R.R. Freedman,R. Girgis,M.D. Mayes
Acute effect of nitric oxide on Raynaud’s phenomenon in scleroderma
74.
C.M. Rembold,C.R. Ayers
Oral L-arginine can reverse digital necrosis in Raynaud’s phenomenon
Mol Cell Biochemi, 244 (2003), pp. 139-141
75.
B.K.S. Sastry,C. Narasimhan,N. Krishna Reddy,B. Soma Raju
Clinical efficacy of sildenafil in primary pulmonary hypertension. A randomized, placebo-controlled, double-blind, crossover study
J Am Coll Cardiol, 43 (2004), pp. 1149-1153 http://dx.doi.org/10.1016/j.jacc.2003.10.056
76.
G. Simonneau,G. Burgess,T. Parpia,D. Badesch
Sildenafil improves exercise ability and hemodynamics in patients with pulmonary arterial hypertension associated with connective tissue disease
Ann Rheum Dis, 64 (2005), pp. 109. http://dx.doi.org/10.1136/ard.2004.029280
77.
S. Rosenkranz,F. Diet,T. Karasch,J. Weinbrauc,K. Wasserman,E. Erdman
Sildenafil improved pulmonary hypertension and peripheral blood flow in patient with scleroderma-associated lung fibrosis and Raynaud phenomenon
Ann Int Med, 139 (2003), pp. 871-872
78.
J. Gore,R. Silver
Oral sildenafil for the treatment of Raynaud’s phenomenon and digital ulcers secondary to systemic sclerosis
Ann Rheum Dis, 64 (2005), pp. 1387 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2004.034488
79.
M. Baumhaekel,P. Scheffler,M. Boehm
Use of tadalafil in a patient with secondary Raynaud’s phenomenon not responding to sildenafil
Microvasc Res, 69 (2005), pp. 178-179 http://dx.doi.org/10.1016/j.mvr.2005.03.001
80.
M.D. Mayes
Endothelin and endothelin receptor antagonists in systemic rheumatic disease
Arthritis Rheum, 48 (2003), pp. 1190-1199 http://dx.doi.org/10.1002/art.10895
81.
M. Ramos-Casals,P. Brito-Zeron,N. Nardi,G. Claver,G. Risco,F.D. Parraga
Successful treatment of severe Raynaud’s phenomenon with bosentan in four patients with systemic sclerosis
Rheumatology (Oxford), 43 (2004), pp. 1454-1456
82.
J.H. Korn,M. Mayes,M. Matucci-Cerinic,M. Rainisio,J. Pope,E. Hachulla,RAPIDS-1 Study Group
Digital ulcers in systemic sclerosis: Prevention by treatment with bosentan, an oral endothelin receptor antagonist
Arthritis Rheum, 50 (2004), pp. 3985-3993 http://dx.doi.org/10.1002/art.20676
83.
B. Coleiro,S.E. Marshall,C.P. Denton,K. Howell,A. Blann,K.I. Welsh
Treatment of Raynaud’s phenomenon with the selective serotonin reuptake inhibitor fluoxetine
Rheumatology (Oxford), 40 (2001), pp. 1038-1043
84.
J. Pope,D. Fenlon,A. Thompson,B. Shea,D. Furst,G. Wells
Ketanserin for Raynaud’s phenomenon in progressive systemic sclerosis
Cochrane Database Sys Rev, 1 (2005),
85.
C.B. Bunker,C. Reavley,D. O’Shaughnessy,P.M. Dowd
Calcitonin generelated peptide in treatment of severe peripheral vascular insufficiency in Raynaud’s phenomenon
Lancet, 342 (1993), pp. 80-82
86.
V.L. Beckett,D.L. Conn,V. Fuster,P.J. Osmundson,C.G. Strong,E.Y. Chao
Trial of platelet-inhibiting drug in scleroderma. Double-blind study with dipyridamole and aspirin
Arthritis Rheum, 27 (1984), pp. 1137-1143
87.
J. Van der Meer,A.A. Wouda,C.G. Kallenberg,H. Wesseling
A doubleblind controlled trial of low dose acetylsalicylic acid and dipyridamole in the treatment of Raynaud’s phenomenon
Vasa Suppl, 18 (1987), pp. 71-75
88.
C.P. Denton,K. Howell,R.J. Stratton,C.M. Black
Long-term low molecular weight heparin therapy for severe Raynaud’s phenomenon: a pilot study
Clin Exp Rheumatol, 18 (2000), pp. 499-502
89.
J.J. Belch,M. Ho
Pharmacotherapy of Raynaud’s phenomenon
Drugs, 52 (1996), pp. 682-695
90.
S. Rajagopalan,D. Pfenninger,E. Somers,C. Kehrer,A. Chakrabarti,D. Mukherjee
Effects of cilostazol in patients with Raynaud’s syndrome
Am J Cardiol, 92 (2003), pp. 1310-1315
91.
A.L. Herrick,M. Matucci Cerinic
The emerging problem of oxidative stress and the role of antioxidants in systemic sclerosis
Clin Exp Rheumatol, 19 (2001), pp. 4-8
92.
A.L. Herrick
Treatment of Raynaud’s phenomenon: new insights and developments
Curr Rheumatol Rep, 5 (2003), pp. 168-174
93.
C.P. Denton,T.D. Bunce,M.B. Darado,Z. Roberts,H. Wilson,K. Howell
Probucol improves symptoms and reduces lipoprotein oxidation susceptibility in patients with Raynaud’s phenomenon
Rheumatology (Oxford), 38 (1999), pp. 309-315
94.
A.L. Herrick,S. Hollis,D. Schofield,F. Rieley,A. Blann,K. Griffin
A double-blind placebo-controlled trial of antioxidant therapy in limited cutaneous systemic sclerosis
Clin Exp Rheumatol, 18 (2000), pp. 349-356
95.
M.E. Mavrikakis,J.P. Lekakis,C.M. Papamichael,K.S. Stamatelopoulos,C.h.C. Kostopoulos,S.F. Stamatelopoulos
Ascorbic acid does not improve endothelium-dependent flow-mediated dilatation of the brachial artery in patients with Raynaud’s phenomenon secondary to systemic sclerosis
Int J Vitam Nutr Res, 73 (2003), pp. 3-7 http://dx.doi.org/10.1024/0300-9831.73.1.3
96.
J.P. Johnson,C. Obasi,M.S. Hahn,P. Glatleider
Endoscopic thoracic sympathectomy
J Neurosurg Spine, 91 (1999), pp. 90-97
97.
J.C. De Trafford,K. Lafferty,C.E. Potter,V.C. Roberts,L.T. Cotton
An epidemiological survey of Raynaud’s phenomenon
Eur J Vasc Surg, 2 (1988), pp. 167-170
98.
A.E. Flatt
Digital artery sympathectomy
J Hand Surg, 5 (1980), pp. 550-556
99.
M.M. Tomaino,R.J. Goitz,T.A. Medsger
Surgery for ischemic pain and Raynaud’s phenomenon in scleroderma: a description of treatment protocol and evaluation of results
Microsurgery, 21 (2001), pp. 75-79
Correspondencia: Dra. B.E. Joven. Servicio de Reumatología. Hospital 12 de Octubre. Avda. de Córdoba, s/n. 28041 Madrid. España (Beatriz E. Joven beatrizjoven@hotmail.com)
Copyright © 2008. Elsevier España. Reumatología Clínica ® Sociedad Española de Reumatología and ® Colegio Mexicano de Reumatología
Reumatol Clin 2008;4:59-66 - Vol. 4 Núm.2 DOI: 10.1016/S1699-258X(08)71801-1
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.