Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 14. Núm. 4.
Páginas 181-250 (Julio - Agosto 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 14. Núm. 4.
Páginas 181-250 (Julio - Agosto 2018)
Reumatología Clínica en imágenes
DOI: 10.1016/j.reuma.2017.01.009
Acceso a texto completo
Anetodermia primaria: un predictor cutáneo de autoinmunidad
Primary anetoderma: A cutaneous predictor of autoimmunity
Visitas
1439
Paula Hasbún Acuñaa,
Autor para correspondencia
hasbuna@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Roberto Cullen Aravenab, Alejandra Queirolo Gonzálezb, Yamile Corredoira Salumc
a Centro de Especialidades Primarias San Lázaro, Puente Alto, Santiago de Chile, Chile
b Facultad de Medicina, Universidad de los Andes, Las Condes, Santiago de Chile, Chile
c Facultad de Medicina, Unidad de Patología Centro, Universidad de Chile, Las Condes, Santiago de Chile, Chile
Este artículo ha recibido
1439
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Paciente de sexo femenino de 25 años de edad, sin antecedentes mórbidos. Consultó por lesiones localizadas en la espalda, el tórax anterior y los hombros; en un inicio fueron dolorosas y posteriormente asintomáticas. Al examen físico, en las zonas previamente descritas, destacaban pápulas y placas de color piel, de apariencia laxa, blandas a la palpación (fig. 1). Se sospechó de una anetodermia primaria (AP) y se solicitó una biopsia de las lesiones, la cual informó lo siguiente: piel con epidermis conservada, sin atrofia; dermis papilar sin alteraciones significativas y en dermis reticular infiltrados linfoplasmocitarios perivasculares superficiales, perifoliculares y perianexiales focales. Las fibras colágenas se observaron algo desordenadas desde la dermis reticular media hasta la dermis profunda, y no se observó esclerosis con la tinción de Van Gieson. La tinción de Verhoeff mostró disminución marcada de las fibras elásticas en las áreas de la dermis reticular media y profunda. No se observó aumento de mucina dérmica ni alteraciones de la membrana basal. Con este resultado se hizo el diagnóstico de AP; si bien las muestras presentaron signos de dermatosis inflamatoria, estos fueron hallazgos inespecíficos y no permitieron determinar la causa de la dermatitis que dio origen a la anetodermia.

Figura 1.

Pápulas y placas de color piel localizadas en la espalda y el hombro derecho, de apariencia laxa.

(0,26MB).

Posteriormente, la paciente descontinuó sus controles, y 6 años más tarde tuvo un óbito fetal, por lo que ante la sospecha de un trastorno inmunológico de base se realizó un estudio completo que confirmó el diagnóstico de lupus eritematoso sistémico y síndrome antifosfolipídico. Actualmente la paciente se encuentra en tratamiento de sus enfermedades, sin complicaciones secundarias.

La AP es un trastorno infrecuente que ocurre en la piel previamente sana, donde existe una pérdida localizada parcial o total de las fibras elásticas en la dermis papilar y/o reticular media, dando origen a una flacidez focal de la piel1. Clínicamente se manifiesta por pápulas o placas normocrómicas o rosadas, de 0,5 a 3cm de diámetro, con áreas de atrofia y herniación blanda secundaria (fig. 1)2. En la actualidad existe evidencia creciente respecto a la asociación entre la AP y algunos trastornos autoinmunes; el más común de ellos es la presencia de anticuerpos antifosfolípidos, ya sea como hallazgo de laboratorio aislado, como parte de un síndrome antifosfolipídico o en conjunto con otros signos (clínicos y/o de laboratorio) de autoinmunidad, incluyendo el lupus eritematoso sistémico3. Estos trastornos inmunológicos pueden aparecer muchos años después del comienzo de una AP. Por esta razón, en todo paciente con diagnóstico de AP se debe hacer un seguimiento clínico y de laboratorio en busca de trastornos autoinmunes.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses

Todos los autores de este artículo declaramos no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
C. Maari, J. Powell.
Anetoderma and other atrophic disorders of the skin.
Fitzpatrick's dermatology in general medicine, pp. 718-724
[2]
N. El Moussaoui, I. Ramli, M. El Amraoui, A. Abdou, K. Znati, N. Ismaili, et al.
Primary anetoderma revealing autoimmune disease.
Ann Dermatol Venereol, 142 (2015), pp. 716-718
[3]
E. Hodak, M. David.
Primary anetoderma and antiphospholipid antibodies--review of the literature.
Clin Rev Allergy Immunol, 32 (2007), pp. 162-166
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.