Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 11. Núm. 4.
Páginas 264-265 (Julio - Agosto 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 11. Núm. 4.
Páginas 264-265 (Julio - Agosto 2015)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.reuma.2015.01.008
Acceso a texto completo
Displasia fibromuscular y enfermedad coronaria
Fibromuscular dysplasia and coronary heart disease
Visitas
3884
Efrén Martínez-Quintanaa,
Autor para correspondencia
efrencardio@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Fayna Rodríguez-Gonzálezb
a Servicio de Cardiología, Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, Las Palmas de Gran Canaria, España
b Servicio de Oftalmología, Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, Las Palmas de Gran Canaria, España
Este artículo ha recibido
3884
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

Presentamos una mujer de 43 años de edad, con antecedentes de hipertensión arterial sistémica secundaria a estenosis bilateral de las arterias renales (fig. 1A) y accidente cerebral isquémico por disección de la arteria carótida izquierda (fig. 1B) que es enviada para valoración por angina de esfuerzo. La coronariografía mostró la oclusión proximal de la descendente anterior (fig. 1C) con flujo colateral desde la coronaria derecha (fig. 1D). La aortografía de troncos supraaórticos fue normal. No se evidenciaron datos de anemia, trombocitopenia, alteraciones en los reactantes de fase aguda ni de la autoinmunidad.

Figura 1.

A) Aortografía abdominal evidenciando estenosis proximal a nivel de ambas arterias renales (punta de flecha). B) Angiografía por tomografía computarizada donde se observa disección de la arteria carótida izquierda (punta de flecha). C) Coronariografía izquierda (oblicua anterior izquierda) donde únicamente se ve una arteria circunfleja de escaso desarrollo (punta de la flecha). D) Coronariografía derecha (oblicua anterior derecha) donde se evidencia una coronaria derecha (CD) dominante que rellena por circulación colateral de la descendente anterior (DA), que se encuentra ocluida a nivel proximal.

(0,27MB).

La enfermedad coronaria en pacientes menores de 45 años puede clasificarse en ateromatosa, no ateromatosa, estados de hipercoagulabilidad o por consumo de drogas. Aunque la ateromatosis constituye la causa más frecuente, dentro de las no ateromatosas podemos encontrar las anomalías coronarias congénitas, los puentes miocárdicos, los embolismos sépticos y paradójicos, la disección coronaria espontánea o periparto, las vasculitis y la displasia fibromuscular (DFM)1.

La DFM es una enfermedad idiopática, no aterosclerótica y no inflamatoria, que afecta a las arterias de pequeño-mediano calibre, especialmente las arterias carótidas internas y las arterias renales. Su presentación puede ser subclínica o estar en relación con el segmento arterial implicado, el grado de estenosis y el tipo de DFM. Aunque la DFM puede afectar también a otras arterias (celíaca, mesentérica, hepática, esplénica o de la pelvis), la afectación coronaria es rara2, comprometiendo principalmente al tercio medio-distal de la descendente anterior en forma de estenosis focal, oclusión, disección, o tortuosidad arterial extrema3,4. Sin embargo, su diagnóstico, a nivel coronario, puede pasar inadvertido debido a que la imagen típica en «collar de cuentas» es infrecuente5.

En lo que respecta al diagnóstico diferencial, la aterosclerosis generalmente afecta a pacientes añosos y con factores de riesgo cardiovascular, mientras que la DFM afecta más a pacientes jóvenes sin o con pocos factores de riesgo cardiovascular. Por su parte, la DFM, a diferencia de las vasculitis, es un proceso no inflamatorio, sin anemia, trombocitopenia o elevación en los reactantes de fase aguda si exceptuamos el periodo postinfarto agudo de miocardio. Sin embargo, debemos tener en cuenta que hasta un 40% de los pacientes con vasculitis de grandes vasos no presentan alteraciones en los reactantes de fase aguda6, por lo que el diagnóstico diferencial entre vasculitis y DFM puede verse dificultado en ausencia de confirmación histológica2 debido a que los hallazgos angiográficos pueden ser similares. Este es el caso de la arteritis de Takayasu, una enfermedad progresiva, autoinmune e idiopática que, generalmente, afecta a adultos jóvenes y que involucra la aorta y sus ramas principales (estando la enfermedad coronaria en el contexto de aortitis o arteritis coronaria7) o la arteritis de células gigantes, que suele afectar las arterias extracraneales (incluyendo la aorta y las arterias coronarias) de pacientes por encima de los 50 años8.

Aunque los hallazgos coronariográficos podrían ser superponibles a los de la aterosclerosis, pensamos que, dada su edad, la existencia de otros 2 territorios vasculares afectos (renal y carotídeo)4 y la ausencia de antecedentes familiares de cardiopatía isquémica y factores de riesgo cardiovascular, la paciente no presenta un proceso ateroesclerótico. Igualmente, la ausencia de datos inflamatorios o de clínica superponible hace que descartemos un proceso vasculítico.

La percepción de que la DFM es una enfermedad infrecuente hace que rara vez se incluya dentro del diagnóstico diferencial de las enfermedades vasculares. Esto conlleva a un retraso en el diagnóstico y el tratamiento y, por tanto, a un peor pronóstico debido a hipertensiones arteriales mal controladas, accidentes cerebrovasculares, aneurismas/roturas aórticas y enfermedad coronaria.

Bibliografía
[1]
M. Egred, G. Viswanathan, G.K. Davis.
Myocardial infarction in young adults.
Postgrad Med J., 81 (2005), pp. 741-745
[2]
D.P. Slovut, J.W. Olin.
Fibromuscular dysplasia.
N Engl J Med., 350 (2004), pp. 1862-1871
[3]
J.W. Olin, H.L. Gornik, J.M. Bacharach, J. Biller, L.J. Fine, B.H. Gray, et al.
Fibromuscular dysplasia: State of the science and critical unanswered questions: A scientific statement from the American Heart Association.
Circulation., 129 (2014), pp. 1048-1078
[4]
K.C. Michelis, J.W. Olin, D. Kadian-Dodov, V. d’Escamard, J.C. Kovacic.
Coronary artery manifestations of fibromuscular dysplasia.
J Am Coll Cardiol., 64 (2014), pp. 1033-1046
[5]
A. Camuglia, V. Manins, A. Taylor, C. Hengel.
Case report and review: Epicardial coronary artery fibromuscular dysplasia.
Heart Lung Circ., 18 (2009), pp. 151-154
[6]
M.R. Jaff, J.W. Olin, J.R. Young.
Failure of acute phase reactants to predict disease activity in Takayasu's arteritis.
J Vasc Med Biol, 4 (1993), pp. 223-227
[7]
R. Marla, R. Ebel, M. Crosby, G.H. Almassi.
Multiple giant coronary artery aneurysms.
Tex Heart Inst J., 36 (2009), pp. 244-246
[8]
J.M. Calvo Romero.
Giant cell arteritis.
An Med Interna., 19 (2002), pp. 257-262
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.