Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 14. Núm. 5.
Páginas 303-306 (Septiembre - Octubre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1199
Vol. 14. Núm. 5.
Páginas 303-306 (Septiembre - Octubre 2018)
Caso clínico
DOI: 10.1016/j.reuma.2017.01.008
Acceso a texto completo
Enfermedad por arañazo de gato en paciente con artritis reumatoidea tratado con etanercept
Cat scratch disease during etanercept therapy in a rheumatoid arthritis patient
Visitas
1199
Alberto O. Ordena,
Autor para correspondencia
, Norma N. Nardib, Alicia B. Vilasecac, Ana C. Colombinid, Nora G. Barriose, Anahí Vijnovich Barónf
a Servicio de Medicina Interna, Clínica San Camilo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
b Servicio de Reumatología, Clínica San Camilo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
c Servicio de Hematología, Clínica San Camilo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
d Servicio de Infectología, Clínica San Camilo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
e Servicio de Bacteriología, Clínica San Camilo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
f Centro de Patología y Citología (CEPACIT), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Este artículo ha recibido
1199
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Características del caso y comparación con la revisión de la literatura
Resumen

La enfermedad por arañazo de gato (EAG) es una enfermedad infecciosa causada por la proteobacteria Bartonella henselae, caracterizada por fiebre y linfadenopatía granulomatosa. La inmunosupresión es un factor de riesgo para el desarrollo de formas atípicas de la enfermedad. Presentamos el caso de una mujer de 52 años de edad que presentó fiebre y adenomegalias inguinales bilaterales. No tenía contacto aparente con animales. La paciente estaba recibiendo tratamiento con etanercept por artritis reumatoidea. La biopsia del ganglio linfático informó de una adenopatía granulomatosa. Evolucionó favorablemente con la interrupción de etanercept y el tratamiento con minociclina. Presentó remisión clínica y la seroconversión típica. La infección por Bartonella debería ser considerada como un diagnóstico diferencial en pacientes con artritis reumatoidea, con linfadenopatía de origen desconocido.

Palabras clave:
Enfermedad por arañazo de gato
Bartonella
Etanercept
Artritis reumatoidea
Abstract

Cat scratch disease (CSD) is an infectious disorder caused by Bartonella henselae and characterized by fever and granulomatous lymphadenopathy. Immunosuppression is a risk factor for the development of atypical forms of the disease. We report the case of a 52-year-old woman who presented with fever and bilateral inguinal lymph node enlargement. She did not have apparent contact with animals. The patient was receiving etanercept therapy for rheumatoid arthritis. Lymph node biopsy demonstrated granulomatous lymphadenitis. She was successfully managed by discontinuing etanercept and by treatment with minocycline. She developed clinical remission and typical seroconversion. Infection with Bartonella should be considered in the differential diagnosis in rheumatoid arthritis patients with lymphadenopathy of unknown origin.

Keywords:
Cat scratch disease
Bartonella
Etanercept
Rheumatoid arthritis
Texto completo
Introducción

La proteobacteria Bartonella henselae (BH) es un pequeño bacilo Gram negativo, aeróbico, altamente adaptable a varios mamíferos como reservorios. Produce en el hombre la enfermedad por arañazo de gato (EAG), caracterizada por fiebre autolimitada y linfadenopatías granulomatosas, pudiendo evolucionar entre el 5-15% de los casos, hacia formas severas con compromiso ocular, glandular, neurológico, pulmonar, osteoarticular o púrpura trombocitopénica1,2.

La utilización de medicamentos biológicos en sujetos con enfermedades reumáticas, frecuentemente en contacto con animales domésticos, aumenta la preocupación sobre la aparición de enfermedades oportunistas, especialmente con presentaciones atípicas3–9.

Caso clínico

Mujer de 52 años de edad con antecedentes de artritis reumatoidea (AR) desde los 29 años, que había recibido tratamiento con metotrexato, leflunomida y meprednisona (MP). A los 45 años se diagnosticó una «glomerulopatía esclerosante difusa y amiloidosis», por lo cual inició tratamiento con etanercept 50mg/semana logrando mejoría clínica.

Treinta días previos a la consulta, comienza con síndrome febril y diarrea autolimitada (una semana). Niega contacto con animales. Al ingreso estaba subfebril, con astenia, adinamia, anorexia y mioartralgias. Su examen físico mostraba adenopatías inguinales dolorosas bilaterales, sin ningún otro hallazgo semiológico relevante. Un ecocardiograma y un examen funcional respiratorio eran normales. La tomografía tóraco-abdominal solo mostró adenopatías inguinales.

El laboratorio informó Hto: 33%; Hb: 10,8g/dl. Glóbulos blancos 8.500/mm3 (N: 72%; Ly: 19%; M: 6%; E: 2% y B: 1%). VSG: 110mm/h. PCR: 10,2mg/dl. Glu: 93mg/dl. Urea: 62mg/dl. Creatinina: 2,4mg/dl. Ferritina: 232ng/ml (VN: 12-150ng/ml). Hepatograma normal, β2 micro-globulina 12,6mg/dl (VN: 0,8-2,2mg/dl); IgA: 668mg/dl; IgG: 1.680mg/dl e IgM 174mg/dl.

Los marcadores tumorales (CA 15.3, CA 19-9, CA-125 y CEA) fueron negativos. La serología viral (HIV, HBV y HCV) y la VDRL fueron negativas. No hubo evidencia de infección aguda para citomegalovirus, Epstein-Barr y toxoplasmosis. Los hemocultivos y urocultivos resultaron negativos.

Una biopsia ganglionar inguinal mostró un cuadro histológico de «linfadenitis granulomatosa» que sugería el diagnóstico de EAG (fig. 1). Las técnicas de PAS, Grocott y Ziehl-Neelsen fueron negativas. La inmunohistoquímica (CD3, CD20) mostró linfocitos remanentes. La citometría de flujo no mostró evidencias de proceso linfoproliferativo. Los exámenes y cultivos para gérmenes comunes, micobacterias y hongos resultaron negativos. No se detectaron Chlamydia trachomatis, micobaterias atípicas o Mycobacterium tuberculosis en los métodos basados en la reacción en cadena de la polimerasa.

Figura 1.

Biopsia: A) Ganglio linfático reemplazado por grandes granulomas de forma estelar (hematoxilina-eosina, ×2). B) Centro micro-abscedado con piocitos, rodeado por empalizada de histiocitos y por fuera linfocitos pequeños (hematoxilina-eosina, ×4).

(0,73MB).

La serología para BH informó IgM positiva 1/32 (VC: 1/16) e IgG positiva 1/160 (VC: 1/10). Con el diagnóstico de EAG se inició tratamiento con minociclina 100mg/12h/12 semanas, con lo cual remitieron los síntomas y las adenopatías. Al término del tratamiento, se documentó negativización de la IgM e incremento de los títulos de IgG a 1/320. Se reinició el tratamiento con etanercept para el control de la AR, sin eventualidades.

Discusión

La EAG afecta especialmente a niños y adultos jóvenes, raramente ancianos, y se asocia a la presencia de contacto con animales (ausente en nuestra paciente). Describimos, a nuestro conocimiento, el primer caso de EAG en una paciente con AR tratada con etanercept.

El diagnóstico de EAG se basa en la combinación de los hallazgos clínicos, epidemiológicos (contacto), bacteriológicos, serológicos e histológicos. No existe un criterio diagnóstico considerado como patrón de referencia10,11.

En el huésped inmunocompetente suele presentarse como adenopatías de evolución subaguda acompañadas de fiebre y compromiso del estado general leve, aunque pueden ocurrir manifestaciones atípicas como fiebre de origen desconocido, granulomas hepato-esplénicos, neurorretinitis, convulsiones, osteomielitis, etc.1,2,10,11.

En pacientes inmunocomprometidos se han descrito bacteriemia, endocarditis, angiomatosis bacilar y peliosis hepática1–11. Nuestra paciente se presentó con un síndrome febril prolongado y linfadenopatías inguinales.

La lesión primaria aparece cerca del sitio de inoculación, 3 a 10 días después del arañazo o mordedura. La respuesta inmune incluye un aumento de respuesta de linfocitos T cooperadores mediada por interferón-γ, reclutamiento y estímulo macrofágico, con formación de granulomas. Durante la infección los macrófagos infectados producen altos niveles del TNF-α, por lo que el uso de medicamentos bloqueadores del TNF-α interfiere la respuesta inflamatoria favoreciendo la diseminación y bacteriemia de la BH2,11.

La falta de exposición a los gatos, puede ser explicada a que otros animales (artrópodos) pueden transmitir la bacteria. Es conocido que muchos pacientes con EAG niegan antecedentes de contacto con gatos12,13.

La revisión de la literatura de EAG en enfermos (tabla 1) que recibían agentes biológicos mostró que las adenopatías se describen en todas las presentaciones, pero solo en 3 de 8 pacientes se encontró la lesión o puerta de entrada. La fiebre, presente en los pacientes con etanercept, no ocurrió en todos los casos3–9.

Tabla 1.

Características del caso y comparación con la revisión de la literatura

Caso clínico
Sexo  Edad  Enfermedad  Fármaco  Fuente  Adenopatías  Fiebre  Diagnóstico  Tratamiento 
52  AR  Etanercept  Inguinales  Sí  IgM+, IgG+, AP  Minociclina 
Revisión de la literatura
Sexo  Edad  Enfermedad  Fármaco  Fuente  Adenopatías  Fiebre  Diagnóstico  Tratamiento  Ref. 
51  APs  Etanercept  Mesentéricas. Abscesos esplénicos. Paniculitis  Sí  IgG+  Claritromicina 
50  EA  Etanercept  Cervicales, submaxilares  Sí  IgG+, AP: PCR+  Doxiciclina
Roxitromicina 
74  Crohn  Infliximab  Mesentéricas, pericelíacas, mediastínicas. Paniculitis  Sí  IgG+  Tigeciclina 
23  EA  Infliximab  Inguinales. Nódulos subcutáneos en brazo  No  AP: W-S+  Moxifloxacina
Amikacina 
36  AR  Tocilizumab  Axilares y mediastinales. Nódulos subcutáneos en brazo  No  IgG+, AP: PCR+  Doxiciclina
Gentamicina 
29  AR sero−  Tocilizumab  Epitrocleares y axilares  No  IgG+, AP: W-S+  Azitromicina 
36  Ps  Adalimumab  Cervicales  No  AP: PCR+  Doxiciclina 

AP: anatomía patológica; APs: artritis psoriásica; AR: artritis reumatoidea; AR sero−:artritis reumatoidea sero-negativa; C: contacto; EA: espondilitis anquilosante; Edad; años; F: femenino; L: lesión; M: masculino; W-S: tinción de Warthin-Starry; ?: desconocido.

El diagnóstico microbiológico de la BH se basa principalmente en la detección de anticuerpos por IFI o ELISA. Los títulos de IgG en la población general varían con el riesgo de exposición, considerándose un título de IgG1/64 diagnóstico (sensibilidad y especificidad >90%). La IgM es de corta duración (3 meses)14.

El aislamiento en cultivo es muy dificultoso (requiere de 2 a 6 semanas) y en general negativo. Esto debe ser tenido en cuenta, sobre todo en casos de fiebre de origen desconocido, neurorretinitis, encefalitis, peliosis o angiomatosis bacilar y en endocarditis con cultivos negativos. Las pruebas moleculares en sangre o tejidos, pueden ser de utilidad1,10–14.

La histopatología, de utilidad para el diagnóstico diferencial, es orientativa sin ser patognomónica y muestra granulomas necrosantes, microabscesos e hiperplasia folicular. La tinción de Warthin-Starry solo demuestra la presencia de bacilos en ganglios que contienen granulomas que supuran, por lo que su negatividad no excluye el diagnóstico15. El diagnóstico diferencial de la linfadenitis granulomatosa comprende un amplio espectro de causas infecciosas (agentes bacterianos —incluyendo BH—, chlamydias, hongos, micobacterias, parásitos, espiroquetas y rickettsias) y no infecciosas (neoplasias linfáticas o secundarias, vasculitis, enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, sarcoidosis, enfermedad de Kikuchi-Fujimoto, beriliosis, etc.)16.

El tratamiento debe considerar primariamente el cuadro clínico y el estado inmunológico del paciente. Las recomendaciones están basadas en reportes de casos y en la opinión de expertos, ya que los ensayos clínicos son escasos2,11,17,18.

En inmunocompetentes la enfermedad es en general autolimitada, pudiendo no requerir antibióticos. En un ensayo clínico con azitromicina, el empleo de esta última tuvo un pequeño efecto en la reducción de adenopatías en un menor tiempo.

En caso de intolerancia se puede utilizar claritromicina, rifampicina, trimetoprima-sulfametoxazol o ciprofloxacina. En inmunocomprometidos y en presentaciones atípicas se sugiere siempre tratamiento antibiótico. Combinaciones son recomendadas en enfermedad hepatoesplénica o diseminada (rifampicina más azitromicina o gentamicina) o enfermedad neurológica o neurorretinitis (doxiciclina más rifampicina)2,11,17,18.

En los pacientes con agentes biológicos los medicamentos más empleados fueron las tetraciclinas y los macrólidos. La evolución en todos los casos fue favorable, con tiempos de remisión variables, en la mayoría no inmediata, sin recaídas. Los tratamientos biológicos pudieron reiniciarse, como en nuestro caso, luego del control de la enfermedad3–9.

En resumen, presentamos una paciente con AR bajo tratamiento con etanercept, con diagnóstico de EAG por clínica, serología y anatomía patológica y respuesta favorable al tratamiento. El aumento del uso de biológicos y la convivencia con animales domésticos debe alertar a la sospecha de esta entidad, aun en ausencia de lesión evidente o contacto con mascotas.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
K. Mazur-Melewska, A. Mania, P. Kemnitz, M. Figlerowicz, W. Służewski.
Cat-scratch disease: A wide spectrum of clinical pictures.
Postepy Dermatol Alergol, 32 (2015), pp. 216-220
[2]
J.M. Rolain, P. Brouqui, J.E. Koehler, C. Maguina, M.J. Dolan, D. Raoult.
Recommendations for treatment of human infections caused by Bartonella species.
Antimicrob Agents Chemother, 48 (2004), pp. 1921-1933
[3]
A. Schiffmann, Y.M. Pers, C. Lukas, B. Combe, J. Morel.
Mesenteric and splenic cat-scratch disease during etanercept therapy.
Rheumatology (Oxford), 48 (2009), pp. 1461-1462
[4]
S. Mathieu, J.F. Vellin, D. Poujol, J.M. Ristori, M. Soubrier.
Cat scratch disease during etanercept therapy.
Joint Bone Spine, 74 (2007), pp. 184-186
[5]
A. Cañas-Ventura, E. Esteve, J.P. Horcajada, M. Andreu, H. Knobel, L. Márquez.
Systemic Bartonella henselae infection and Crohn's disease treatment with infliximab.
Inflamm Bowel Dis, 18 (2012), pp. E197-E198
[6]
Y. Zhou, G. Yin, C. Tan, Y. Liu.
Cat scratch disease during infliximab therapy: A case report and literature review.
Rheumatol Int, 35 (2015), pp. 911-913
[7]
M. Milin, M. Acquitter, R. Le Berre, B. Sassolas, V. Devauchelle-Pensec, D. Cornec.
Bartonella henselae infection during tocilizumab therapy.
Joint Bone Spine, 80 (2013), pp. 221
[8]
N. Singh, L.L. Sinclair, J. IJdo.
Cat-scratch fever and lymphadenopathy in a rheumatoid arthritis patient on tocilizumab.
J Clin Rheumatol, 21 (2015), pp. 40
[9]
F. Osório, A. Pedrosa, F. Azevedo, P. Figueiredo, S. Magina.
Cat-scratch disease during anti-tumor necrosis factor-alpha therapy: Case report and review of the literature.
Int J Dermatol, 53 (2014), pp. e182-e183
[10]
American Academy of Pediatrics.
Cat scratch disease (Bartonella henselae).
Red Book: 2012 Report of the Committee on Infectious Diseases, pp. 269-271
[11]
A.M. Margileth.
Recent advances in diagnosis and treatment of cat scratch disease.
Curr Infect Dis Rep, 2 (2000), pp. 141-146
[12]
E.B. Breitschwerdt.
Bartonellosis: One health perspectives for an emerging infectious disease.
ILAR J, 55 (2014), pp. 46-58
[13]
T.A. Florin, T.E. Zaoutis, L.B. Zaoutis.
Beyond cat scratch disease: Widening spectrum of Bartonella henselae infection.
Pediatrics, 121 (2008), pp. e1413-e1425
[14]
A.M. Bergmans, M.F. Peeters, J.F. Schellekens, M.C. Vos, L.J. Sabbe, J.M. Ossewaarde, et al.
Pitfalls and fallacies of cat scratch disease serology: Evaluation of Bartonella henselae-based indirect fluorescence assay and enzyme-linked immunoassay.
J Clin Microbiol, 35 (1997), pp. 1931-1937
[15]
J.R. Blanco, D. Raoult.
Diseases produced by Bartonella.
Enferm Microbiol Clin, 23 (2005), pp. 313-319
[16]
S. Asano.
Granulomatous lymphadenitis.
J Clin Exp Hematop, 52 (2012), pp. 1-16
[17]
J.W. Bass, B.C. Freitas, A.D. Freitas, C.L. Sisler, D.S. Chan, J.M. Vincent, et al.
Prospective randomized double blind placebo-controlled evaluation of azithromycin for treatment of cat-scratch disease.
Pediatr Infect Dis J, 17 (1998), pp. 447-452
[18]
G. Prutsky, J.P. Domecq, L. Mori, S. Bebko, M. Matzumura, A. Sabouni, et al.
Treatment outcomes of human bartonellosis: A systematic review and meta-analysis.
Int J Infect Dis, 7 (2013), pp. e811-e819
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.