Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 9. Núm. 6.
Páginas 340-347 (Noviembre - Diciembre 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
Vol. 9. Núm. 6.
Páginas 340-347 (Noviembre - Diciembre 2013)
Original
DOI: 10.1016/j.reuma.2013.04.011
Acceso a texto completo
Infección del sistema nervioso central por Listeria monocytogenes en pacientes con lupus eritematoso sistémico: análisis de 26 casos, incluyendo el reporte de un caso nuevo
Central nervous system infection by Listeria monocytogenes in patients with systemic lupus erythematosus: Analysis of 26 cases, including the report of a new case
Visitas
...
Gabriel Horta-Baasa,
Autor para correspondencia
gabho@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Omar Guerrero-Sotob, Leonor Barile-Fabrisb
a Servicio de Reumatología, Hospital General Regional 220, Instituto Mexicano del Seguro Social, Toluca de Lerdo, Estado de México, México
b Servicio de Reumatología, Hospital de Especialidades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, México Distrito Federal, México
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (3)
Tabla 1. Datos demográficos de 26 pacientes con LES e infección del SNC por Listeria monocytogenes
Tabla 2. Manifestaciones clínicas en 26 pacientes con infección del SNC por Listeria monocytogenes
Tabla 3. Estudios de diagnóstico y tratamiento en 26 pacientes con infección del SNC por Listeria monocytogenes
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Las infecciones en pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) causan morbilidad significativa. La infección por Listeria monocytogenes (LM) se considera una enfermedad oportunista y ha sido publicada en raras ocasiones en pacientes con LES.

Objetivo

Revisar la forma de presentación de las infecciones por Listeria a nivel del sistema nervioso central (SNC) en pacientes con LES.

Metodología

Se realizó una revisión bibliográfica, seleccionando los casos con cuadro de afección al sistema nervioso y confirmación de infección por L. monocytogenes en el cultivo.

Resultados

Veintiséis casos son descritos. La forma de presentación más común fue la meningitis, siendo la meningoencefalitis y los abscesos cerebrales menos frecuentes. Los factores predisponentes son: empleo glucocorticoides, inmunosupresores, terapia de sustitución renal y el brote de actividad.

Conclusión

La infección del SNC por Listeria es poco común y, en ocasiones, fatal. La presentación atípica puede conducir a un retraso en el diagnóstico y el tratamiento adecuado. L. monocytogenes debe incluirse en el diagnóstico diferencial del paciente con LES y manifestaciones neurológicas.

Palabras clave:
Lupus eritematoso sistémico
Meningitis
Absceso cerebral
Listeria monocytogenes
Abstract
Introduction

Infections in patients with systemic lupus erythematosus cause significant morbidity. Infection due to Listeria monocytogenes (LM) is considered an opportunistic disease, and has been published on rare occasions in patients with SLE.

Objective

To review the presentation of listeria infections in the central nervous system (CNS) in SLE patients.

Methodology

We conducted a literature review, selecting cases with central nervous system infection and confirmation of LM infection through culture.

Results

Twenty six cases are described. The most common presentation was meningitis, with meningoencephalitis and brain abscesses being less frequent. The predisposing factors are: use of glucocorticoids, immunosuppressants, renal replacement therapy and the activity flares.

Conclusion

CNS infection by listeria is rare and sometimes fatal. The atypical presentation may lead to a delay in diagnosis and appropriate treatment. L. monocytogenes should be included in the differential diagnosis of patients with SLE with neurological manifestations.

Keywords:
Systemic lupus erythematosus
Meningitis
Brain abscess
Listeria monocytogenes
Texto completo
Introducción

Listeria monocytogenes (LM) es un bacilo grampositivo, ampliamente distribuido en la naturaleza. La listeriosis humana es una enfermedad rara con una incidencia anual mundial de 0,2 a 7,4 por millón1. En poblaciones sanas, las tasas más altas de infección se observan en los niños de un mes y en adultos mayores de 60 años. Las infecciones fuera del periodo perinatal ocurren en pacientes con neoplasias hematológicas, infección por VIH, pacientes con trasplante o en tratamiento con glucocorticoides (GC)2. La ingesta de alimentos contaminados es la puerta más frecuente de acceso3–5. En personas inmunocompetentes, la infección produce un cuadro diarreico o gripal autolimitado; en inmunocomprometidos puede iniciarse con una gastroenteritis febril con bacteriemia y posterior siembra del bacilo en otros órganos. Posee especial tropismo por el sistema nervioso central (SNC), siendo la meningitis la forma más frecuente, aunque es característica la romboencefalitis4. La infección del SNC por LM ha sido publicada en raras ocasiones en pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES)6–14, considerándose de interés para el lector debido a que se incluye entre la variedad de diagnósticos diferenciales que se deben considerar en pacientes con LES y manifestaciones neurológicas, así como su importante mortalidad. Dado lo infrecuente de esta afección, se presenta un caso diagnosticado en nuestro medio; así como la revisión de la patogenia, el espectro de manifestaciones clínicas, auxiliares de diagnóstico y el tratamiento disponible relacionado con el tema.

Caso clínico

Mujer de 47 años, con diagnóstico de LES hace 10 años, con un brote de actividad renal un año previo a su ingreso, que ameritó tratamiento con micofenolato mofetilo (MMF) 3g al día, prednisona 1mg/kg con reducción hasta 0,5mg/kg/día, lográndose la remisión de la actividad. Ingresó con cefalea de inicio súbito, holocraneana, de intensidad 9 de 10 en la escala visual análoga; se agudizaba con el movimiento y sin mejoría con analgésicos, acompañada de fiebre y náuseas. En la exploración física, sin alteración del estado de consciencia, afectación de funciones mentales superiores o datos neurológicos focales y signos meníngeos negativos. Estudio de líquido cefalorraquídeo (LCR) con leucocitos 27/mm3 (80% mononucleares), eritrocitos 45/mm3, hiperproteinorraquia, normoglucorraquia, tinta china y tinción de Gram, negativas; IgM e IgG para citomegalovirus y herpes virus negativos. Sus estudios de laboratorio mostraron leucocitosis de 13 000 cél./mm3, con neutrofilia y monocitosis, niveles de C3 bajos con C4 normal, elevación de los títulos de anti-ADN, sedimento urinario con proteinuria, eritrocituria y cilindros negativos. Diagnóstico inicial de neuroinfección vs. actividad neuropsiquiátrica; se inició tratamiento empírico con ceftriaxona 2g cada 12h, vancomicina 1g cada 12h, aciclovir 600mg cada 8h, dexametasona 8mg cada 8h. En la resonancia magnética (RMN) cerebral se documentó, a nivel del lóbulo frontal, una lesión compatible con un absceso cerebral (fig. 1). A las 48h, el LCR se reportó incoloro, sin leucocitos, 15 eritrocitos, proteínas 39mg/dl y normoglucorraquia, PCR para M. tuberculosis, negativo. A los 4 días, se reportó crecimiento de LM en el LCR, hemocultivo negativo, cambiando el tratamiento a ampicilina 2g por vía intravenosa cada 4h por 6 semanas, con resolución completa del cuadro clínico sin secuelas. La RMN cerebral al mes mostró un área de impregnación nodular de 3mm de diámetro en situación frontal con mínimo edema adyacente. A los 4 meses, sin evidencia del proceso infeccioso (fig. 2).

Figura 1.

RMN al momento del ingreso: los espacios de LCR, el cerebelo, bulbo, puente, mesencéfalo, cuerpo calloso y hemisferio derecho son normales. En el hemisferio izquierdo a nivel de la sustancia blanca profunda del lóbulo frontal se demuestra un área de hipo-hiperintensidad de señal en T1 y T2, respectivamente, de aspecto «edematoso», bilobulada que mide aproximadamente 17×6mm, circundada por edema vasogénico y que impregna intensa y anularmente tras la aplicación de contraste por vía intravenosa. Cambios compatibles con neuroinfección. Absceso bilobulado frontal izquierdo.

(0,34MB).
Figura 2.

RMN cerebral contrastada con gadolinio a los 4 meses de inicio del tratamiento con resolución de la lesión, sin evidencia de neuroinfección.

(0,17MB).
Metodología

Se realizó una revisión bibliográfica en Medline vía Pubmed; se incluyeron como términos de búsqueda: meningitis, absceso cerebral, listeriosis, LES, infecciones del SNC. Se limitó a artículos publicados en inglés y español. Se seleccionaron todos los casos con cuadro clínico de afectación del SNC y confirmación microbiológica de infección por LM en el cultivo, y que dispusiesen de la descripción del caso.

Resultados

Se describen 26 casos, de los cuales 22 presentaron meningitis (85%), 2 meningoencefalitis (8%) y 5 absceso cerebral (19%), sin ningún caso de romboencefalitis (tabla 1). La forma de presentación más frecuente en los pacientes con meningitis/meningoencefalitis fue: fiebre (90%), cefalea (78%), alteración del estado de alerta (70%), náuseas (60%), vómito (64%), signos meníngeos (53%), diarrea (50%) y signos neurológicos focales (41,6%). Los pacientes con absceso cerebral presentaron: fiebre (100%), cefalea (100%), signos meníngeos (33%), alteración del estado mental (33%), náuseas (100%), signos neurológicos focales (50%) y vómito (33%); en ningún caso se reportó antecedente de diarrea (tabla 2).

Tabla 1.

Datos demográficos de 26 pacientes con LES e infección del SNC por Listeria monocytogenes

Autor y referencia  Número de caso  Año de publicación  Género  Edad  Tratamiento  Diagnósticos  Tipo de infección 
Schulze et al.20  1953  19  No esteroides ni inmunosupresores  LES  Meningitis. Bacteriemia 
Rosengarten y Bourn32  1959  48  Esteroides  LES  Meningitis. Bacteriemia 
Harisdangkul et al.6  1992  31  PMostaza nitrogenada  LES activo. IRC en DPI  Meningitis 
Kraus et al.7  1994  25  P (50mg/día)  LES activo  Meningitis 
  1994  29  P (100mg/d)  LES activo.Síndrome de Fisher-Evans  Meningitis. Bacteriemia 
  1994  20  No esteroides ni inmunosupresores  LES inactivoIRC en HD  Meningitis 
  1994  28  No esteroides ni inmunosupresores  LES inactivoIRC en HD  Meningitis 
  1994  60  P (7,5mg/día)  LES inactivo  Meningitis. Bacteriemia 
  1994  27  P (200mg/día)  LES activo  Meningitis 
Soga et al.10  10  1994  29  ND  LES  Meningitis 
Mylonakis et al.30  11  1998  16  Esteroides, azatioprina y metotrexato  LES  Meningitis 
Eckburg et al.12  12  2001  34  «Inmunosupresión estándar»  LESTrasplante renal  Absceso cerebral. Bacteriemia 
López-Montes et al.28  13  2005  54  CYC (750mg por 2 dosis). P (60mg/día)  LES  Meningo-encefalitis. Bacteriemia 
Hung et al.15  14  2005  29  PL+CYC  LES activo  Meningitis 
  15  2005  24  PL  LES activo  Meningitis 
  16  2005  22  PL+HCQ  LES activo  Meningitis. Bacteriemia 
  17  2005  22  PL+HCQ  LES activo  Meningitis 
Hernández-Belmonte et al.13  18  2008  60  P (30mg/día)MMF (750mg/día)  LES activo (hematológico)  Meningitis, absceso cerebral 
Cone et al.14  19  2008  56  LES  Absceso cerebral. Bacteriemia 
Baizabal et al.18  20  2009  38  ND  LES  Meningitis, abscesos cerebral múltiples 
Tobon et al.11  21  2010  18  P+AZA  LES  Meningitis. Bacteriemia 
  22  2010  27  P+MMF  LES. IRC en HD  Meningitis. Bacteriemia 
  23  2010  18  P+MMF  LES  Meningitis. Bacteriemia 
Lee et al.8  24  2011  32  HCQ+MP+MMF  LES activo  Meningitis. Bacteriemia 
McCaffrey et al.9  25  2012  57  P (20mg/d)  LES  Meningoencefalitis. Bacteriemia 
Caso reportado  26  2012  47  P+MMF  LES activo  MeningitisAbsceso cerebral frontal 

AZA: azatioprina; CYC: ciclofosfamida; DPI: diálisis peritoneal intermitente; HCQ: hidroxicloroquina; HD: hemodiálisis; IRC: insuficiencia renal crónica; LES: lupus eritematoso sistémico; MMF: micofenolato mofetilo; ND: información no disponible; P: prednisona; PL: prednisolona.

Tabla 2.

Manifestaciones clínicas en 26 pacientes con infección del SNC por Listeria monocytogenes

Número de caso  Fiebre  Cefalea  Signos meníngeos  Alteración del estado mental  Diarrea  Náuseas  Vómitos  Signos neurológicos focales  Otras manifestaciones 
−  −  −   
−  Debilidad, parálisis facial 
ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND   
−  −  ND  ND  ND  ND  Petequias 
−  ND  ND  ND  ND   
−  ND  ND  ND  ND   
−  ND  ND  ND  ND   
−  ND  ND  ND  ND   
−  ND  ND  ND  ND   
10  ND  ND  ND  ND   
11  −  ND  ND  ND  ND  Malestar general por 14 días; dificultad para caminar, diplopía. Nistagmo bilateral. Parálisis del vii PC. Debilidad del brazo derecho 
12  ND  ND  ND  ND  ND  ND  Absceso cerebral lóbulo parietal 
13  ND  ND  ND  ND  ND  Bradipsiquia 
14  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND   
15  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND   
16  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND   
17  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND   
18  −  −  −  Absceso temporal derecho 
19  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND  Absceso cerebral frontal y occipital 
20  −  −  −  Disartria, parálisis facial, hemiparesia e hiperalgesia (síndrome de Millard-Gluber) 
21  −  −  −  −  −  Malestar general 
22  −  −  −  Mialgias, convulsiones 
23  −  −  −  Malestar general, artralgia, dolor abdominal, fotofobia, fonofobia, hidrocefalia 
24  −  −  −  −  −  Malestar general, tos no productiva Insuficiencia renal aguda que requirió diálisis 
                  Hidrocefalia 
25  −  Eritema malar 
                  Hidrocefalia 
26  −  −  −  −  −   

ND: información no disponible; (+): presente, (−): ausente.

En el LCR se encontró pleocitosis en el 100% de los 12 casos que se disponía de esta información; el rango fue desde 27 hasta 3.664 cél./mm3. En 5 de 8 casos se encontró predominio de polimorfonucleares y en 3 predominio mononuclear. En 4 casos se reportó el recuento de eritrocitos y en todos se reportó incrementó de los mismos. El estudio de proteínas estuvo disponible en 7 casos, con hiperproteinorraquia en el 100%, rangos de 116-399mg/dl; se encontró hipoglucorraquia en 4 de 6 casos. La tinción de Gram estuvo disponible en 5 casos, en todos negativa. En 21 de 25 pacientes (84%) se reportó crecimiento de Listeria en el cultivo del LCR y en 14 de 23 (61%) en el hemocultivo (tabla 3). Tres pacientes presentaron meningitis sin empleo de GC ni inmunosupresores; un caso fue una paciente con diagnóstico reciente de LES y los otros 2 se encontraban en hemodiálisis sin datos de actividad de LES. Se dispuso de la información del tratamiento en 21 casos con meningitis/meningoencefalitis y en 3 de 5 casos de absceso cerebral. En los pacientes con meningitis/meningoencefalitis, 18 recibieron tratamiento con GC y 8 con medicamentos citotóxicos; en los pacientes con absceso cerebral, el 100% se encontraba bajo algún medicamento inmunosupresor, un paciente únicamente con el empleo de prednisona, y en 2 pacientes se encontró combinación de prednisona con MMF (tabla 1).

Tabla 3.

Estudios de diagnóstico y tratamiento en 26 pacientes con infección del SNC por Listeria monocytogenes

  Estudio de líquido cefalorraquídeoOtros  Tratamiento  Desenlace 
  Células  Dif  Gluc, mg/dl  Prot, mg/dl  Gram  Cul  Hem       
L: 1.430  85% PMN  13mg  ND  ND  Leucocitos (18.000 cél./mm3) con neutrofilia  Estreptomicina 500mg IM cada 4Falleció 
L: 548E: 29  ND  ND  ND  –    Penicilina 2.000.000 U+estreptomicina 2g/día. Prednisona 7,5mg/díaSulfadiazinaCloramfenicol  Falleció 
ND  ND  ND  ND  ND  ND  ND    Cefalopsorina resistenteAmpicilina  Curación 
ND  ND  ND  ND  ND  –    Ampicilina+amikacina  Falleció 
ND  ND  ND  ND  ND    Ampicilina  Curación 
ND  ND  ND  ND  ND    Ampicilina+amikacina  Falleció 
ND  ND  ND  ND  ND    Ampicilina+ceftriaxona+amikacina  Curación 
L:534  79% PMN  ND  ND  ND  TC normal  Ceftriaxona  Curación 
ND  ND  ND  ND  ND  –    Ampicilina+amikacina  Curación 
10  L: 3664  ND  ND  123  ND  –    ND  Curación 
11  L: 1 000  90% PMN  < 25  365  –  ND    Penicilina por 14 días  Sobrevivió con secuelas: diplopía, paresia facial 
12  L: 30  PredominioPMN  ND  ND  ND  –    Penicilina por 4 semanas  Curación. Falleció a los 4 meses por hepatitis aguda 
13  L: 196  95% MN  30  160  ND  Encefalitis lóbulo temporal derecho  Ampicilina 2g cada 4h por 6 semanas+gentamicina 200mg/día por 2 semanas  Curación sin secuelas 
14  ND  ND  ND  ND  ND  –    ND  Curación 
15  ND  ND  ND  ND  ND  –    ND  Falleció 
16  ND  ND  ND  ND      ND  Falleció 
17  ND  ND  ND  ND  ND  –    ND  Curación 
18  L: 196E: 125  95% MN  30  116  ND  TC lesión hipodensa en temporal derecho  Ampicilina 2g cada 4h por 6 semanas+gentamicina 200mg/día por 2 semanas  Curación sin secuelas 
19  ND  ND  ND  ND  ND    ND  Curación 
20  ND  ND  ND  ND  ND  ND  RMN múltiples abscesos  Gentamicina por 2 semanas.TMP-SMX por 5 semanasAmpicilina por 12 semanas  Sobrevivió con secuelas: hemiparesia facial derecha, hipoalgesia en hemicuerpo derecho 
21  ND  ND  ND  ND  ND  –  Reactantes de fase aguda elevados  Ampicilina  Curación 
22  ND  ND  ND  ND  ND  –  LCR compatible con meningitis  Ampicilina  Curación 
23  L: 600  ND  ND  ND  ND  –  VSG y PCR elevadaHipocomplementemia  Ampicilina  Curación 
24  L: 391  ND  301  552  –  PCR elevada  Ceftriaxona inicialmente.Cultivo (+) al día 7 cambio a: ampicilina 2g cada 8h más gentamicina 100mg/día  Falleció 
25  L: 3230E: 780  93% PMN  399  –  Elevación VSGÁcido láctico 24,7mmol/mL  Ampicilina 2g IV cada 4h+ceftriaxona 2g IV cada 12Curación 
26  L: 27E:45  80% MN  61  396  –  –    Ceftriaxona con vancomicina inicialmente.Ampicilina 2g IV cada 4h por 6 semanas  Curación sin secuelas 

La ampicilina, sola o en combinación con un aminoglucósido, fue el tratamiento más empleado (tabla 3). La complicación más frecuente fue la hidrocefalia (n=3). En 5 casos se reportó presencia de signos neurológicos focales, de los cuales 2 pacientes fallecieron y otros 2 persistieron con alguna secuela. En un paciente se reportó curación del proceso infeccioso sin secuelas aparentes; sin embargo, falleció a los 4 meses por un cuadro de hepatitis aguda. Un paciente con meningitis persistió con diplopía y paresia facial; otro paciente que cursó con meningitis y abscesos cerebrales múltiples presentó como secuela hemiparesia facial derecha e hipoalgesia del hemicuerpo derecho. El porcentaje de mortalidad fue de 27%.

Discusión

Las infecciones siguen siendo una causa importante de morbimortalidad en pacientes con lupus debido a la susceptibilidad a las infecciones oportunistas por la disfunción inmunológica relacionada con la enfermedad o su tratamiento. Las infecciones del SNC no son comunes en estos pacientes, con una prevalencia estimada del 0,53-2,25%15–18, siendo M. tuberculosis, C. neoformans y LM los patógenos más frecuentes. Los síntomas de presentación pueden parecerse a los de un brote de lupus neuropsiquiátrico, lo que hace que el diagnóstico sea difícil. Wong et al. informaron que el 50% de los episodios de lupus neuropsiquiátrico fueron causados por una infección del SNC o sistémica19.

La asociación de Listeria y LES ha sido publicada en raras ocasiones en pacientes sin20,21 y con tratamiento esteroideo o inmunosupresor7,11,15. Mook et al. reportaron un riesgo relativo de meningitis por Listeria en pacientes con enfermedades sistémicas del tejido conjuntivo de 18,3 (12,6-26,6)22. Harisdangkul et al. reportaron que la listeriosis es poco común en el LES, la forma más frecuente es la bacteriemia, y fue encontrada principalmente en pacientes con insuficiencia renal y embarazo, constituyendo estos últimos factores predisponentes a la listerosis6.

El ciclo de vida intracelular puede explicar la predilección en los huéspedes inmunocomprometidos. La virulencia de LM le permite no solo penetrar al interior de diversos tipos celulares, sino de eludir mecanismos bactericidas y sobrevivir en el citoplasma de las células23. Así mismo, tiene la capacidad de propagarse de una célula a otra a través de la formación de seudópodos dentro de la célula infectada, evitando así el ataque de los anticuerpos. La resistencia a la infección es mediada predominantemente por la inmunidad celular, su eliminación exige la citotoxicidad mediada por los linfocitos T.

Existe controversia sobre si los brotes de LES pueden aumentar el riesgo de infecciones o no18. En esta revisión se encontró que en 11 de los 26 casos presentaron LES activo, en 12 casos no se reportó la actividad y únicamente 3 casos con LES inactivo, todos con terapia de sustitución renal, sugiriendo que el número y la función de las células T, afectadas especialmente durante las exacerbaciones agudas de la enfermedad, pueden predisponer a esta infección, lo que concuerda con informes previos que han indicado que una actividad aumentada y la linfopenia asociada incrementan el riesgo de infección7,17,24.

La tendencia a una terapia inmunosupresora intensa puede aumentar la disfunción de la inmunidad celular, con un incremento del riesgo de infección18. Los GC fueron el factor predisponente más frecuente en todos los casos (20 de 23 pacientes); estos producen una alteración de la inmunidad celular como humoral. En modelos animales se ha demostrado que los GC aumentan la susceptibilidad a la infección por Listeria y en los casos de infección del SNC con terapia concomitante con GC en los seres humanos conlleva un mal pronóstico25. En 10 de 23 casos (43%) emplearon de forma concomitante algún medicamento inmunosupresor. El papel de los medicamentos citotóxicos como factor de riesgo es menos claro que el empleo de los GC. En una cohorte de 174 pacientes, los factores de riesgo más importantes fueron el tratamiento con esteroides e inmunosupresores, las citopenias y la afectación renal11. Por otro lado, el uso de terapia citotóxica no fue un factor de riesgo en otros estudios6,17.

Dentro de las manifestaciones clínicas, la fiebre es el signo más común (90-100%); independientemente de su estado inmunológico, la cefalea es un síntoma inespecífico y la presencia de signos meníngeos es variable y parece estar relacionada con el grado de inmunosupresión26. En la serie de Skoberg et al., la rigidez de la nuca estuvo presente en 26% de los pacientes con terapia inmunosupresora, el 47% de las personas con alguna enfermedad subyacente sin terapia inmunosupresora y en el 54% de los sujetos previamente sanos27, lo que pone de relieve que la meningitis por Listeria no se puede excluir sobre la base de la ausencia de signos meníngeos26. La presencia de fiebre y cefalea es la regla en pacientes con absceso cerebral. La mayoría presentó bacteriemia, por lo cual la forma de infección más frecuente es la diseminación hematogéna, lo cual es infrecuente en los abscesos cerebrales de otra etiología, que suelen presentarse por extensión directa de tejidos adyacentes infectados. El 60% se asoció a meningitis, con cultivos de LCR positivos en el 80%.

Como el cuadro clínico es inespecífico, en los pacientes con lupus y manifestaciones neurológicas deben realizarse como protocolo un estudio de imagen del parénquima cerebral y el estudio de LCR. La tomografía computarizada (TC) y la RMN aportan poco al diagnóstico de meningitis, pero ayudan a excluir otras causas de afectación del SNC. Lo más común en meningitis por Listeria es una TC normal o con cambios de hidrocefalia, sin lesiones focales. La RMN es superior a la TC para demostrar la participación del parénquima cerebral5.

Los hallazgos del LCR en los casos de meningitis son variables; la preponderancia de los leucocitos polimorfonucleares se encuentra en casi 3 cuartas partes de los casos, el nivel de proteínas suele ser moderadamente elevado y la glucosa puede estar normal o baja23,26,28–30. En esta revisión se encontró pleocitosis en los 12 casos que disponían de la información, el 63% con predominio polimorfonuclear. Por la presencia de linfocitosis, el LCR puede simular el de una meningitis viral y su presencia no excluye una meningitis bacteriana; la terapia con antibióticos se debe dar hasta que los resultados de los cultivos estén disponibles. La encefalitis causada por Listeria puede imitar la encefalitis por el virus del herpes simple, particularmente porque ambos son una de las pocas causas de encefalitis asociada con eritrocitos en LCR sin una hemorragia del SNC o una punción lumbar traumática5. En esta serie, los 4 casos que reportaron eritrocitos en el LCR se encontraron elevados. La tinción de Gram presentó un bajo rendimiento diagnóstico, ningún caso fue positivo, menor a lo reportado en otras afecciones que reportan una positividad del 24-50%23,31. El diagnóstico requiere el aislamiento de LM. Los cultivos tienen una buena rentabilidad diagnóstica; en 21 de 25 pacientes (84%) se reportó crecimiento en el LCR y en 14 de 23 (61%) en el hemocultivo, el cual es similar a otras afecciones con positividad reportada en el LCR del 80-95% y hemocultivos del 60-80%9,26. Sin embargo, el diagnóstico temprano no puede realizarse por el relativo lento crecimiento del microorganismo, aproximadamente de 3-4 días9,32. Recientemente, se ha descrito que los niveles de ácido láctico en el LCR proporcionan una prueba diagnóstica clave para la diferenciación temprana de la meningitis bacteriana aguda (MBA) de las meningitis no bacterianas, siendo una prueba disponible y de bajo costo. Los pacientes con MBA presentan niveles de ácido láctico ≥ 6mmol/L, mientras que aquellos con meningitis viral o aséptica el nivel de ácido láctico es < 3mmol/L33–41. Otra prueba para la detección rápida es la realización de PCR en tiempo real-Hly; sin embargo, esta prueba no está disponible en la práctica clínica42. Una dificultad diagnóstica es la distinción entre una infección del SNC y la exacerbación de la enfermedad a nivel neuropsiquiátrico, lo cual constituye un desafío diagnóstico y terapéutico, dado que ambas pueden coexistir43. McCaffrey et al. reportan el diagnóstico precoz de meningoencefalitis por Listeria en un paciente con lupus mediante la demostración de un nivel elevado de ácido láctico en el LCR, días antes de que el cultivo de LCR y el hemocultivo fueran positivos9.

La penicilina y la ampicilina constituyen el tratamiento inicial44. Se considera que el antibiótico de elección de la bacteriemia o de la meningitis es la ampicilina en dosis meníngeas (2g cada 4h), dado que penetra la barrera hematoencefálica mejor que la penicilina. Dado que su actividad bactericida es lenta, se aconseja administrarla en combinación con un aminoglucósido. La asociación de penicilinas con gentamicina actúa sinérgicamente frente a Listeria tanto in vitro como in vivo, y por ello se ha convertido en el estándar de tratamiento. Sin embargo, las ventajas del tratamiento combinado nunca han sido demostradas en estudios clínicos prospectivos. En un estudio retrospectivo, el tratamiento combinado no fue superior a la monoterapia con penicilina23. La terapia de combinación con gentamicina se recomienda en el tratamiento de las infecciones por listeria a nivel del SNC, endocarditis e infecciones en pacientes inmunocomprometidos, como los pacientes con LES28. En los pacientes alérgicos a la penicilina o como segunda línea de tratamiento se recomienda cotrimoxazol, que es bactericida frente a este organismo, sus 2 componentes poseen una excelente penetración en el SNC y se puede administrar por vía oral en dosis de 320/1.600mg cada 8 a 12h4,26. Los aislamientos son generalmente sensibles a la vancomicina in vitro y los éxitos clínicos con vancomicina han sido reportados, incluyendo nuestro caso. Sin embargo, ha sido descrito el caso de meningitis por Listeria desarrollado durante la terapia con vancomicina45. En general, no hay suficiente información sobre el uso clínico de la vancomicina para listeriosis. En una serie de pacientes con meningoencefalitis listeriósica grave, la combinación de ampicilina con cotrimoxazol dio mejores resultados en cuanto a recaídas y secuelas neurológicas que la de ampicilina con gentamicina; no se encontraron diferencias en la mortalidad entre los pacientes tratados con ampicilina o penicilina en monoterapia y los que recibieron tratamiento combinado con betalactámico más aminoglucósido (73% vs. 70%, p>0,05)23. En los casos de absceso cerebral, la intervención quirúrgica podría no ser necesaria; numerosos reportes de casos describen el éxito del tratamiento con la terapia antimicrobiana sola.5 No se encontraron ensayos clínicos aleatorizados para determinar si existe un régimen de tratamiento superior; la experiencia clínica dicta que la ampicilina debe seguir siendo el antibiótico de elección46. La duración óptima del tratamiento se desconoce; las recaídas han sido reportadas en pacientes con meningitis tratados durante menos de 2 semanas. Se aconseja ampliar el tratamiento para la meningitis en pacientes inmunocomprometidos a 4-8 semanas, con una duración no menor a 5-6 semanas de ampicilina y 2-4 semanas de gentamicina5,8,26. Los pacientes con absceso cerebral, encefalitis o romboencefalitis deben ser tratados durante al menos 6 semanas y seguidos mediante estudios de imagen cerebral. Mylonakis et al. recomiendan que la duración total del tratamiento debe individualizarse según la evolución clínica y que la monitorización clínica y radiológica es imprescindible antes de decidir el final del tratamiento4,30.

La mortalidad sigue siendo alta a pesar de los antibióticos; los estudios consistentemente reportan tasas del 20-50% entre los que recibieron terapia, sobre todo aquellos con enfermedades subyacentes, edad avanzada, inmunosupresión severa y sepsis asociada a infección del SNC1,15,23,47,48. Se considera que la incidencia aumentará por el incremento y la mayor esperanza de vida de los pacientes inmunodeprimidos. El pronóstico aparentemente depende no solo de listeriosis en sí, sino del tipo y el estadio de la enfermedad subyacente; existe una variación en las tasas de mortalidad con diferentes enfermedades: el 48% en sujetos con cáncer, el 29% en pacientes con enfermedades iatrogénicas y menor del 20% en pacientes previamente sanos26,29,49.

La sospecha clínica, junto con un diagnóstico temprano y el tratamiento correcto en las primeras horas de aparición de la sintomatología, serían las medidas para evitar su alta mortalidad15. Aronin et al. reportaron mejores resultados en los sujetos con tratamiento temprano26. En esta serie no se encontró ninguna recaída en los pacientes que superaron la infección y la aparición de signos neurológicos focales agravó el pronóstico.

Conclusiones

La infección del SNC por Listeria en pacientes con LES es poco común y, en ocasiones, fatal; su presentación atípica puede conducir a un retraso en el diagnóstico y el inicio eventual de un tratamiento adecuado. Por lo tanto, se sugiere realizar un estudio de imagen, un hemocultivo y el examen del LCR, incluyendo niveles de ácido láctico, así como cultivos de bacterias, micobacterias y hongos. El empleo de GC, inmunosupresores, terapia de sustitución renal y el brote de actividad son factores que predisponen el desarrollo listeriosis del SNC en pacientes con lupus. LM debe incluirse en el diagnóstico diferencial en estos pacientes, debiéndose considerar el inicio de ampicilina en el tratamiento empírico, por la alta resistencia a las cefalosporinas, consideradas como el tratamiento de elección en los pacientes con infección del SNC.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J.A. Calder.
Listeria meningitis in adults.
[2]
G.D. Overturf.
Indications for the immunological evaluation of patients with meningitis.
Clin Infect Dis, 36 (2003), pp. 189-194
[3]
L.M. Noriega Ricalde.
Listeria monocytogenes: Old bug, permanent challenge.
Rev Chilena Infectol, 25 (2008), pp. 326-327
[4]
M. Moregas, S. Martínez-Yélamos, O. Murillo, P. Fernández-Viladrich.
Absceso cerebral del adulto por Listeria monocytogenes: presentación de 6 casos y revisión de la literatura médica.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 28 (2010), pp. 87-94
[5]
H.E. Clauss, B. Lorber.
Central nervous system infection with Listeria monocytogenes.
Curr Infect Dis Rep, 10 (2008), pp. 300-306
[6]
V. Harisdangkul, S. Songcharoen, A.C. Lin.
Listerial infections in patients with systemic lupus erythematosus.
South Med J, 85 (1992), pp. 957-960
[7]
A. Kraus, A.R. Cabral, J. Sifuentes-Osornio, D. Alarcon-Segovia.
Listeriosis in patients with connective tissue diseases.
J Rheumatol, 21 (1994), pp. 635-638
[8]
M.C. Lee, Y.K. Wu, C.H. Chen, T.W. Wu, C.H. Lee.
Listeria monocytogenes meningitis in a young woman with systemic lupus erythematosus.
Rheumatol Int, 31 (2011), pp. 555-557
[9]
L.M. McCaffrey, A. Petelin, B.A. Cunha.
Systemic lupus erythematosus (SLE) cerebritis versus Listeria monocytogenes meningoencephalitis in a patient with systemic lupus erythematosus on chronic corticosteroid therapy: The diagnostic importance of cerebrospinal fluid (CSF) of lactic acid levels.
Heart Lung, 41 (2012), pp. 394-397
[10]
T. Soga, A. Shirai, T. Igarashi, K. Kato, Y. Ishigatsubo, T. Okubo.
A case of Listeria meningitis associated with systemic lupus erythematosus.
Kansenshogaku Zasshi, 68 (1994), pp. 411-415
[11]
G.J. Tobon, M.J. Serna, C.A. Canas.
Listeria monocytogenes infection in patients with systemic lupus erythematosus.
Clin Rheumatol, (2010),
[12]
P.B. Eckburg, J.G. Montoya, K.L. Vosti.
Brain abscess due to Listeria monocytogenes: Five cases and a review of the literature.
Medicine (Baltimore), 80 (2001), pp. 223-235
[13]
A. Hernández-Belmonte, F. Mateos-Rodríguez, E. Andrés-Mompean, J. Palomar-Pérez.
Bacteremia, absceso cerebral y meningitis por Listeria monocytogenes.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 26 (2008), pp. 318-319
[14]
L.A. Cone, M.S. Somero, F.J. Qureshi, S. Kerkar, R.G. Byrd, J.M. Hirschberg, et al.
Unusual infections due to Listeria monocytogenes in the Southern California Desert.
Int J Infect Dis, 12 (2008), pp. 578-581
[15]
J.J. Hung, L.S. Ou, W.I. Lee, J.L. Huang.
Central nervous system infections in patients with systemic lupus erythematosus.
J Rheumatol, 32 (2005), pp. 40-43
[16]
P.J. Vargas, G. King, S.V. Navarra.
Central nervous system infections in Filipino patients with systemic lupus erythematosus.
Int J Rheum Dis, 12 (2009), pp. 234-238
[17]
C.D. Yang, X.D. Wang, S. Ye, Y.Y. Gu, C.D. Bao, Y. Wang, et al.
Clinical features, prognostic and risk factors of central nervous system infections in patients with systemic lupus erythematosus.
Clin Rheumatol, 26 (2007), pp. 895-901
[18]
J.F. Baizabal-Carvallo, G. Delgadillo-Marquez, B. Estanol, G. Garcia-Ramos.
Clinical characteristics and outcomes of the meningitides in systemic lupus erythematosus.
Eur Neurol, 61 (2009), pp. 143-148
[19]
S.B. Greenberg.
Infections in the immunocompromised rheumatologic patient.
Crit Care Clin, 18 (2002), pp. 931-956
[20]
M.L. Schulze, G.H. Wahle Jr., J.B. White.
Meningitis due to Listeria monocytogenes in a case of disseminated lupus erythematosus.
Am J Clin Pathol, 23 (1953), pp. 1028-1030
[21]
M. Takano, K. Aoki.
A case of untreated systemic lupus erythematosus presenting with listerial meningitis.
Rinsho Shinkeigaku, 41 (2001), pp. 588-591
[22]
P. Mook, S.J. O’Brien, I.A. Gillespie.
Concurrent conditions and human listeriosis, England, 1999-2009.
Emerg Infect Dis, 17 (2011), pp. 38-43
[23]
A. Julián, A. Jiménez, M. De Górgolas, R. Fernández, M. Fernández.
Infecciones por Listeria monocytogenes en el adulto. Aspectos clínicos y microbiológicos de una enfermedad cambiante.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 19 (2001), pp. 297-303
[24]
W.L. Ng, C.M. Chu, A.K. Wu, V.C. Cheng, K.Y. Yuen.
Lymphopenia at presentation is associated with increased risk of infections in patients with systemic lupus erythematosus.
[25]
M.L. Johnson, E.W. Colley.
Listeria monocytogenes encephalitis associated with corticosteroid therapy.
J Clin Pathol, 22 (1969), pp. 465-469
[26]
R. Bartt.
Listeria and atypical presentations of Listeria in the central nervous system.
Semin Neurol, 20 (2000), pp. 361-373
[27]
K. Skogberg, J. Syrjanen, M. Jahkola, O.V. Renkonen, J. Paavonen, J. Ahonen, et al.
Clinical presentation and outcome of listeriosis in patients with and without immunosuppressive therapy.
Clin Infect Dis, 14 (1992), pp. 815-821
[28]
A. López-Montes, E. Mompeán, M. Martínez-Villaescusa, A. Hernández-Belmonte, F. Mateos-Rodríguez, L. Abad Ortiz, et al.
Meningoencefalitis por Listeria en el lupus.
An Med Interna (Madrid), 22 (2005), pp. 379-382
[29]
J. McLauchlin.
Human listeriosis in Britain, 1967-85, a summary of 722 cases. 2. Listeriosis in non-pregnant individuals, a changing pattern of infection and seasonal incidence.
Epidemiol Infect, 104 (1990), pp. 191-201
[30]
E. Mylonakis, E.L. Hohmann, S.B. Calderwood.
Central nervous system infection with Listeria monocytogenes. 33 years’ experience at a general hospital and review of 776 episodes from the literature.
Medicine (Baltimore), 77 (1998), pp. 313-336
[31]
M.C. Brouwer, D. van de Beek, S.G. Heckenberg, L. Spanjaard, J. de Gans.
Community-acquired Listeria monocytogenes meningitis in adults.
Clin Infect Dis, 43 (2006), pp. 1233-1238
[32]
R. Rosengarten, J.M. Bourn.
Listeria septicemia and meningitis in a case of lupus erythematosus.
Neurology, 9 (1959), pp. 704-706
[33]
B.A. Cunha.
Cerebrospinal fluid (CSF) lactic acid levels: a rapid and reliable way to differentiate viral from bacterial meningitis or concurrent viral/bacterial meningitis.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 211
[34]
B.A. Cunha.
Distinguishing bacterial from viral meningitis: the critical importance of the CSF lactic acid levels.
Intensive Care Med, 32 (2006), pp. 1272-1273
[35]
B.A. Cunha.
The diagnostic usefulness of cerebrospinal fluid lactic acid levels in central nervous system infections.
Clin Infect Dis, 39 (2004), pp. 1260-1261
[36]
E.M. Bailey, P. Domenico, B.A. Cunha.
Bacterial or viral meningitis? Measuring lactate in CSF can help you know quickly.
Postgrad Med, 88 (1990), pp. 217-219
[37]
B.A. Cunha, R. Fatehpuria, L.E. Eisenstein.
Listeria monocytogenes encephalitis mimicking Herpes Simplex virus encephalitis: the differential diagnostic importance of cerebrospinal fluid lactic acid levels.
Heart Lung, 36 (2007), pp. 226-231
[38]
K. Sakushima, Y. Hayashino, T. Kawaguchi, J.L. Jackson, S. Fukuhara.
Diagnostic accuracy of cerebrospinal fluid lactate for differentiating bacterial meningitis from aseptic meningitis: a meta-analysis.
J Infect, 62 (2011), pp. 255-262
[39]
S.M. De Almeida, K. Boritza, L.L. Cogo, L. Pessa, J. Franca, I. Rota, et al.
Quantification of cerebrospinal fluid lactic acid in the differential diagnosis between HIV chronic meningitis and opportunistic meningitis.
Clin Chem Lab Med, 49 (2011), pp. 891-896
[40]
A.H. Abro, A.S. Abdou, A.M. Ustadi, A.A. Saleh, N.J. Younis, W.F. Doleh.
CSF lactate level: A useful diagnostic tool to differentiate acute bacterial and viral meningitis.
J Pak Med Assoc, 59 (2009), pp. 508-511
[41]
N.T. Huy, N.T. Thao, D.T. Diep, M. Kikuchi, J. Zamora, K. Hirayama.
Cerebrospinal fluid lactate concentration to distinguish bacterial from aseptic meningitis: A systemic review and meta-analysis.
Crit Care, 14 (2010), pp. R240
[42]
A. Le Monnier, E. Abachin, J.L. Beretti, P. Berche, S. Kayal.
Diagnosis of Listeria monocytogenes meningoencephalitis by real-time PCR for the hly gene.
J Clin Microbiol, 49 (2011), pp. 3917-3923
[43]
G.M. Enberg, Ch.M. Kahn, F.C. Goity, S.M. Villalon, R.J. Zamorano, E.F. Figueroa.
Infections in patients with systemic lupus erythematosus.
Rev Med Chil, 137 (2009), pp. 1367-1374
[44]
S.L. Huang, Y.T. Chou, Y.C. Hsieh, Y.C. Huang, T.Y. Lin, C.H. Chiu.
Epidemiology and clinical characteristics of Listeria monocytogenes bacteremia in a Taiwanese medical center.
J Microbiol Immunol Infect, 43 (2010), pp. 485-490
[45]
J.S. Baldassarre, M.J. Ingerman, J. Nansteel, J. Santoro.
Development of Listeria meningitis during vancomycin therapy: A case report.
J Infect Dis, 164 (1991), pp. 221-222
[46]
C.U. Tuazon, D. Shamsuddin, H. Miller.
Antibiotic susceptibility and synergy of clinical isolates of Listeria monocytogenes.
Antimicrob Agents Chemother, 21 (1982), pp. 525-527
[47]
G. Barriga-Angulo, C. Arumir-Escorza, N. Mercado-González, R. Ramírez-Ortíz, E. López-Orduña.
Características clínicas y epidemiológicas de 3.183 casos de meningitis confirmados bacteriológicamente (1980/2007).
Enf Inf Microbiol, 29 (2009), pp. 99-106
[48]
I. Arias-Miranda, F. Nuño-Mateo, J. Noval-Menendez, E. Fonseca-Aizpuru, M. Menéndez-Calderón.
Listeriosis en el adulto. Revisión de 10 casos.
An Med Interna (Madrid), 21 (2004), pp. 75-78
[49]
Y. Samra, M. Hertz, G. Altmann.
Adult listeriosis —a review of 18 cases.
Postgrad Med J, 60 (1984), pp. 267-269
Copyright © 2013. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.