Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 10. Núm. 4.
Páginas 268-269 (Julio - Agosto 2014)
Vol. 10. Núm. 4.
Páginas 268-269 (Julio - Agosto 2014)
Carta al Editor
Acceso a texto completo
Utilidad del índice tobillo-brazo como método de cribado de enfermedad vascular subclínica en pacientes con artritis reumatoide
Usefulness of the ankle-brachial index as a survey method for subclinical vascular disease in patients with rheumatoid arthritis
Visitas
...
Cristina Marcos de Frutos, Daniel Abad Pérez��
Autor para correspondencia
danielabadperez@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Carmen Suárez Fernández
Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria, crónica y sistémica, de evolución variable, caracterizada por una sinovitis persistente y simétrica de las articulaciones periféricas. En los últimos años se ha modificado su historia natural, gracias al avance en su tratamiento, de manera que las comorbilidades han adquirido mayor importancia; de hecho, su mayor mortalidad respecto a la población general es fundamentalmente consecuencia de enfermedades de origen cardiovascular1, con tasas hasta un 50% superiores.

En la AR subyace un incremento de enfermedad aterosclerótica2, secundaria a la inflamación crónica propia de la enfermedad, donde parece implicada la activación de linfocitos T y macrófagos, con producción de citocinas proinflamatorias3 (interferón gamma, factor de necrosis tumoral alfa, IL-1 e IL-6). Se potencia por los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) clásicos, entre los cuales el síndrome metabólico es más prevalente, probablemente por la menor actividad física, consecuencia del dolor articular; además, la dislipidemia sigue un patrón más aterogénico4.

Con todos estos datos, podríamos concluir que la AR es una situación de elevado RCV, donde la morbimortalidad cardiovascular se relaciona con la actividad de la enfermedad, por lo que su control podría disminuir el riesgo5. Por ello, planteamos este estudio, para detectar la ECV en fase subclínica, mediante el índice tobillo-brazo (ITB).

Se llevó a cabo un estudio descriptivo y transversal sobre 60 pacientes con AR, sin antecedentes de ECV, en el Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, elegidos de forma consecutiva en las consultas de Reumatología durante 6 meses. Se recogieron variables sociodemográficas, datos analíticos, FRCV clásicos, tiempo de evolución de la AR y tratamiento inmunomodulador. Se definió como ITB patológico un valor inferior a 0,96.

De los 60 pacientes incluidos, 3 fueron varones (5%) y 57 mujeres (95%), con una edad media ± desviación estándar de 53,75 años (53,75±15,38; rango 29-87). 38 fueron AR leves (63,3%), mientras que 22 (36,7%) presentaron grandes deformidades. El tiempo de evolución fue de 9,14 años (9,14±6,505; rango 0,6-40); 58 pacientes (96,7%) seguían tratamiento inmunomodulador, la mayoría con metotrexato (75%). El resultado del ITB fue similar en ambas extremidades inferiores: 1,074 (1,074±0,082, rango 0,88-1,28) en la derecha y 1,077 (1,077±0,088, rango 0,92-1,27) en la izquierda, sin diferencias significativas entre ellas. Solo una paciente (1,7%) presentó un ITB patológico: una mujer de 87 años, hipertensa, con AR de 12 años de evolución y uso de corticoides durante prácticamente toda la enfermedad; el ITB en la otra extremidad fue de 0,92. En la figura 1 se muestran los resultados de los ITB.

Figura 1.

Resultados del ITB en los miembros inferiores izquierdo y derecho.

(0,11MB).

En nuestra muestra, existe una excesiva representación de mujeres (19:1) respecto a la población con AR (3:1). Sin embargo, el perfil de RCV no difiere respecto a la población general española7. Solo se ha detectado un caso patológico, frecuencia mucho menor que la de otros estudios8,9, con tasas del 20-25%, si bien el punto de corte que consideraron como patológico fue de 1, en vez del valor de 0,9 actualmente aceptado. Sin embargo, en otra publicación con nuestro mismo punto de corte10, la prevalencia fue del 10%, si bien en su muestra la edad media, la duración de la AR y, sobre todo, la prevalencia de FRCV (principalmente diabetes y dislipidemia) eran superiores. Otro de los posibles factores implicados en la ausencia de EAP podría ser el adecuado control de la enfermedad, ya que solo el 3,3% de los pacientes no tenía tratamiento específico y el valor de los reactantes fue normal.

Una de las mayores limitaciones fue la accesibilidad al estudio, ya que el ITB se realizó de forma diferida a la consulta, de manera que muchos de los excluidos fueron aquellos que se negaron a participar, alegando dificultad física para acudir a realizarse la prueba, lo cual puede haber supuesto un sesgo de selección, al haber perdido a los pacientes más graves.

Como conclusión, sobre la base de nuestros resultados no consideramos justificada la realización rutinaria de un ITB en pacientes con AR asintomáticos desde el punto de vista cardiovascular.

Bibliografía
[1]
H. Maradit-Kremers, P.J. Nicola, C.S. Crowson, K.V. Ballman, S.E. Gabriel.
Cardiovascular death in rheumatoid arthritis: A population-based study.
Arthritis Rheum, 52 (2005), pp. 722-732
[2]
M.A. Gonzalez-Gay, C. Gonzalez-Juanatey, J. Martin.
Rheumatoid arthritis: A disease associated with accelerated atherogenesis.
Semin Arthritis Rheum, 35 (2005), pp. 8-17
[3]
E. Galkina, Ley K. Immune.
Inflammatory mechanisms of atherosclerosis.
Annu Rev Immunol, 27 (2009), pp. 165-197
[4]
E. Hurt-Camejo, S. Paredes, L. Masana, G. Camejo, P. Sartipy, B. Rosengren, et al.
Elevated levels of small, low-density lipoprotein with high affinity for arterial matrix components in patients with rheumatoid arthritis: Possible contribution of phospholipase A2 to this atherogenic profile.
Arthritis Rheum, 44 (2001), pp. 2761-2767
[5]
S.E. Gabriel.
Cardiovascular morbidity and mortality in rheumatoid arthritis.
Am J Med, 121 (2008), pp. S9-S14
[6]
A.T. Hirsch, Z.J. Haskal, N.R. Hertzer, C.W. Bakal, M.A. Creager, J.L. Halperin, et al.
ACC/AHA 2005 Practice Guidelines for the management of patients with peripheral arterial disease (lower extremity, renal, mesenteric, and abdominal aortic): A collaborative report from the American Association for Vascular Surgery/Society for Vascular Surgery, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, Society for Vascular Medicine and Biology, Society of Interventional Radiology, and the ACC/AHA Task Force on Practice Guidelines (Writing Committee to Develop Guidelines for the Management of Patients With Peripheral Arterial Disease): endorsed by the American Association of Cardiovascular and Pulmonary Rehabilitation; National Heart, Lung, and Blood Institute; Society for Vascular Nursing; TransAtlantic Inter-Society Consensus; and Vascular Disease Foundation.
Circulation, 113 (2006), pp. e463-e654
[7]
M. Grau, R. Elosua, A. Cabrera de León, M.J. Guembe, J.M. Baena-Díez, T. Vega Alonso, et al.
Factores de riesgo cardiovascular en España en la primera década del siglo xxi: análisis agrupado con datos individuales de 11 estudios de base poblacional, estudio DARIOS.
Rev Esp Cardiol, 64 (2011), pp. 295-304
[8]
J.K. Alkaabi, M. Ho, R. Levison, T. Pullar, J.J. Belch.
Rheumatoid arthritis and macrovascular disease.
Rheumatology, 42 (2003), pp. 292-297
[9]
S.M. Rachapalli, P.D. Kiely, B.E. Bourke.
Prevalence of abnormal ankle brachial index in patients with primary Sjogren's syndrome.
Clin Rheumatol, 28 (2009), pp. 587-590
[10]
I. Del Rincon, R.W. Haas, S. Pogosian, A. Escalante.
Lower limb arterial incompressibility and obstruction in rheumatoid arthritis.
Ann Rheum Dis, 64 (2005), pp. 425-432
Copyright © 2013. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?