Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 11. Núm. 3.
Páginas 190-191 (Mayo - Junio 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 11. Núm. 3.
Páginas 190-191 (Mayo - Junio 2015)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.reuma.2014.11.002
Acceso a texto completo
Neumonitis inducida por metotrexato en una paciente con artritis reumatoide seronegativa
Pneumonitis induced by methotrexate in a patient with seronegative rheumatoid arthritis
Visitas
7502
Meritxell Fernández Matilla
Autor para correspondencia
nerhetva@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Nagore Fernández-Llanio Comella, Juan Antonio Castellano Cuesta
Sección de Reumatología, Hospital Arnau de Vilanova, Valencia, España
Este artículo ha recibido
7502
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La neumonitis por metotrexato es una complicación grave (mortalidad: 13-20%)1 aunque poco frecuente (0,3-7,5%)2,3 del tratamiento con este antagonista del ácido fólico en pacientes con artritis reumatoide (AR) y otras enfermedades. Típicamente inicia como un cuadro agudo de tos seca, disnea y fiebre, dentro del primer año de tratamiento, con mayor frecuencia en los primeros meses (media: 36-78 semanas)4, y con independencia de la dosis pautada, el tabaquismo y el sexo del paciente. Como factores de riesgo se han identificado la edad avanzada, manifestaciones extraarticulares de artritis reumatoide (sobre todo afectación pulmonar), diabetes y creatinina elevada5. Si se sospecha, debe suspenderse el metotrexato de inmediato e iniciar tratamiento de soporte respiratorio y esteroides sistémicos a dosis medias-altas; además, se recomienda asociar antibiótico de amplio espectro, cubriendo Pneumocystis jirovecii6, hasta que se descarte el origen infeccioso1.

Presentamos el caso de una paciente de 68 años, que en febrero de 2013 se diagnosticó de artritis reumatoide seronegativa en el contexto de hipertensión arterial y diabetes mellitus tipo II con polineuropatía axonal sensitivo-motora secundaria. Iniciamos tratamiento con prednisona 30mg/día oral y metotrexato 10mg/semana oral. En 8 semanas se constata mejoría parcial, por lo que se aumenta metotrexato a 15mg/semana y se reduce la dosis de esteroides.

Dos meses después, la paciente acude al servicio de urgencias de nuestro hospital con disnea, tos, sudoración, náuseas, fiebre y mareo, de 24h de evolución. Exploración física: TA 92/56mmHg, FC 110lpm, SaO286%, T.ª 38,4¿C, glucemia digital 178mg/dl, índice de Glasgow 15/15, maniobras meníngeas negativas, dolor a la palpación abdominal. De las pruebas complementarias destacaba: ECG: taquicardia sinusal 100lpm con extrasistolia ventricular aislada; ecografía abdominal: normal; Rx de tórax: condensación alveolar difusa bilateral y cardiomegalia (radiografía previa al inicio de tratamiento reportada como normal); hemograma: hemoglobina 11,4g/dl, hematocrito 34,4%, VCM 104fl; coagulación: índice de Quick 51%, dímero D: 5.109ng/ml; gasometría: ácido láctico 5,8mmol/l, pH7,52; creatinina: 1,8mg/dl (previas normales); procalcitonina 0,11ng/ml; pro-BNP: 9.130pg/ml; sedimento de orina: normal. La paciente ingresa en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde se inicia terapia de soporte respiratorio (Mk-reservorio 12lpm y, posteriormente, CPAP) y antibiótico empírico con imipenem, junto con dosis bajas de noradrenalina y metilprednisolona iv; el metotrexato fue suspendido. Los hemocultivos seriados y el cultivo de orina fueron negativos, y la ecocardiografía normal. No se realizó lavado bronquioalveolar7. Tras 48h su estado y los parámetros analíticos mejoraron, por lo que pasó a planta, donde 2 días después estaba asintomática y sin precisar oxigenoterapia. Se realizó TC pulmonar (fig. 1A) en la que se confirma la presencia de patrón bilateral extenso en vidrio deslustrado de predominio periférico, asociado a mínimas condensaciones subpleurales en el lóbulo inferior derecho; el parénquima pulmonar preservado era normal. La paciente fue dada de alta con tratamiento esteroideo oral (0,5mg/kg) para control en consultas externas; añadimos sulfasalazina oral que se abandonó a las pocas semanas por caída del cabello, dolor abdominal y púrpura palpable en abdomen y raíz de miembros. Así pues, continuamos tratamiento solo con prednisona oral en pauta descendente hasta 7,5mg/d de mantenimiento. En unas semanas, la paciente estaba completamente recuperada.

Figura 1.

TC de torax. A) Debut clínico. B) Control.

(0,25MB).

Tras 10 meses se realizó una tomografía axial computarizada de alta resolución de control (fig. 1B), donde se evidencia un parénquima pulmonar normal, con desaparición del patrón en vidrio deslustrado. Actualmente, la paciente continúa en remisión clínica de su AR y ha recuperado por completo sus actividades habituales.

Dada la rareza de esta situación, pero su potencial gravedad, se insta al lector a sospecharlo ante un paciente en tratamiento con metotrexato que consulte por cuadro compatible con infección respiratoria y/o insuficiencia cardiaca.

Bibliografía
[1]
L. Mateo-Soria.
Toxicidad pulmonar inducida por metotrexato.
Semin Fund Esp Reumatol, 6 (2005), pp. 176-182
[2]
G.J. Carroll, R. Thomas, C.C. Phataouros, M.H. Atchinson, A. Leslie, N.J. Cook, et al.
Incidence, prevalence and possible risk factors for pneumonitis in patients with rheumatoid arthritis receiving methotrexate.
J Rheumatol, 21 (1994), pp. 51-54
[3]
M.R. Golden, R.S. Katz, R.A. Balk, H.E. Golden.
The relationship of preexisting lung disease to the development of methotrexate pneumonitis in patients with rheumatoid arthritis.
J Rheumatol, 22 (1995), pp. 1043-1047
[4]
G.S. Alarcón, J.M. Kremer, M. Macaluso, M.E. Weinblatt, G.W. Cannon, W.R. Palmer, et al.
Risk factors for methotrexate-induced lung injury in patients with rheumatoid arthritis.
Ann Med, 127 (1997), pp. 356-364
[5]
C. Beyeler, B. Jordi, N.J. Gerber, V. Im Hof.
Pulmonary function in rheumatoid arthritis treated with low-dose methotrexate: A longitudinal study.
Br J Rheumatol, 35 (1996), pp. 446-452
[6]
M. Mariñosa, A. Soler, X. Nogués, J. Pedro-Botet.
Pulmonary coinfection by Pneumocystis carinii and Aspergillus fumigatus in a seronegative artritis rheumatoid patient treated with low-dose methotrexate.
Clin Rheumatol, 23 (2004), pp. 555-556
[7]
O. Scherak, G. Kolarz, W. Popp, A. Wottawa, L. Ritschka, O. Braun.
Lung involvement in rheumatoid factor-negative arthritis.
Scand J Rheumatol, 22 (1993), pp. 225-228
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.